Planificación de una clase de Karate sobre trabajo de Kata

PLANIFICACIÓN DE UNA CLASE DE KARATE SOBRE TRABAJO DE KATA

La variación en la planificación de una clase de Karate depende tanto de los conocimientos técnicos del profesor como de su capacidad creativa para presentarlos de una forma eficaz y, al mismo tiempo, amena.

Los medios a utilizar son muy variados, y éste que voy a tratar, el kata, es bien conocido por todos.

La riqueza que el kata presente le hace suficiente como para basar toda una clase en el trabajo de la misma, especialmente en épocas de exámenes o de competición.

CALENTAMIENTO Y CONCENTRACIÓN

Iniciaremos la clase con un calentamiento previo dedicado al acondicionamiento de músculos y articulaciones que posteriormente utilizaremos. No es necesario, e incluso sería perjudicial hacer demasiado hincapié en una actividad cardio-respiratoria, pues favoreceríamos la sudoración en exceso y, al ser la siguiente una fase de mejora del aspecto técnico del kata, se produciría un enfriamiento de los gupos musculares. Es preferible un calentamiento progresivo a lo largo de la clase.

Suponiendo que el nivel técnico de los alumnos es medianamente avanzado, procederíamos en esta primera fase a una ejecución del kata a ritmo normal y con plena concentración por parte del profesor, seguida de una explicación sobre los objetivos generales y especialmente las tácnicas complejas.

A continuación, pasaríamos a desglosar el kata en grupos determinados por el ritmo general del mismo, haciendo hincapié en el aspecto técnico y no en la velocidad o concentración. Cada cierto número de repeticiones por sectores convendría realizar el kata en su totalidad, al 80 por 100 aproximadamente de su velocidad, ritmo y concentración para no perder el sentido del kata.

DESARROLLO POR GRUPOS

El siguiente paso consistiría en desarrollar los katas completos, bien por grupos de tres o cuatro compañeros que juzgan cuando uno ejecuta, o bien individualmente ante el resto de la clase. El fin es el de estimular al alumno a efectuarlos con la mayor perfección posible.

El número de repeticiones dependerá del grado de adecuación física y ésta, a su vez, de factores como época del año, calendario de competiciones, etc.; pero por regla general no se debe exceder en el número de ellas, pues se corre el riesgo de producir una regresión en los objetivos tanto a nivel técnico como a nivel psicológico. Una excepción sería si nos encontráramos a principio de temporada y queremos trabajar resistencia. Entonces utilizaremos el kata como medio para conseguirla mediante series repetidas con poco intervalo de recuperación.

RELAJACIÓN PSICOLÓGICA

A continuación sería el momento adecuado de relajar el ambiente, no en cuanto a la actividad física, ya que perderíamos tono muscular y produciríamos un enfriamiento de los grupos musculares, sino a nivel psicológico para evitar, en la medida de lo posible, cierto grado de monotonía que sin duda se produce al realizar katas consecutivos.

La forma de trabajar ahora sería mediante la ejecución del kata, desconectando las técnicas efectuadas con los miembros superiores, para a continuación, seguir con las de los inferiores, fundamentalmente posiciones.

En el primer caso trabajaríamos en el sitio y, en el segundo, siguiendo el Embusen del kata y dedicando especial interés a los giros, debido a su dificultad.

El objetivo de esta forma de trabajo es eminentemente técnico y su característica, la disminución del automatismo que se produce al tener que desligar mentalmente las técnicas efectuadas por unos y otros miembros.

PALIAR EL DESEQUILIBRIO

La cuarta parte del entrenemiento vuelve a ser individual por fases, pero realizando el kata de forma inversa, con lo que favoreceremos el sentido espacial y coordinación de miembros, al tener que efectuar los katas en el orden inverso a como se está acostumbrado.

El objetivo de esta forma de trabajo es conseguir paliar el desequilibrio que se produce en los katas al tener técnicas ejecutadas siempre por el mismo lado del cuerpo, y ejercitar el menos trabajado.

Por supuesto, el número de repeticiones será sensiblemente inferior al de la primera fase, aunque también incluiría algún kata completo a ritmo y velocidad normal.

TRABAJO DE IPPON-KUMITE

En la quinta fase del entrenamiento realizaríamos trabajo de Ippon-kumite, analizando por parejas el sentido y aplicación de las técnicas del kata anteriormente elegido. Es conveniente trabajar el análisis de forma simétrica, es deir, con ambos lados del cuerpo, aunque para ello tengan que trabjar el kata inverso.

Por último, podría completarse la clase con una breve sesión de isometría dividida en dos períodos:

1. Un primero realizando un par de repeticiones a ritmo lento con contracción muscular, intentando visualizar o sentir los grupos musculares que entran en acción en cada técnica.

2. Un segundo período consistente en la repetición de las técnicas con pesas en las manos y, a ser posible, en los pies, siempre graduando el nivel de dificultad.

Evidentemente, puede que en una sola sesión no dispongamos de tiempo suficiente para trabajar todos los aspectos anteriormente citados, lo cual dependerá del tiempo que dediquemos a cada fase y de los objetivos primordiales que el profesor quiera conseguir.

No obstante, es importante darse cuenta de que existen diferentes formas de trabajo y que éstas incidirán en la amenidad de la clase y el grado de aprendizaje.

Quizás aparezca la duda de si el trabajo de resistencia e isometría pueden ser contraproducentes para conseguir la perfección del kata. Lo que sí es cierto es que se debe partir de una mínima adecuación física que incluiría estos aspectos, por lo que, a mi juicio, el kata puede ser simplemente el medio del que el profesor se valga para conseguir determinados factores de preparación física, como son los de resistencia y fuerza, pero no que éstos sean trabajados como fin del kata.

Todo dependerá de las características del grupo y de los objetivos a conseguir, aunque particularmente pienso que, trabajados en exceso, serían contrarios a la explosividad y velocidad necesarias para la correcta ejecución de las técnicas del karate.

 

Autor: MARISA ROZALEN CASTILLO

Publicado: KARATEKA

Página principal

Busca en éste Portal

   powered byFreefind