Desarrollo de los Kata en Okinawa

    Los kata son ejercicios basados en combates reales en donde se impone un desarrollo muy perfeccionado de técnicas de defensa, ataque, posiciones y desplazamientos que tienen el objetivo de transmitir los principios originales de las diferentes artes marciales.
    En el karate-do estos ejercicios se realizan individualmente, representando un combate contra varios enemigos imaginarios y siguiendo una codificación técnica establecida.
    Sin embargo, todo esto no ilustra completamente el espíritu del kata. Éste representa técnicas marciales aplicadas dentro de una táctica establecida con precisión, el manejo de un ritmo apropiado, la aplicación de tensiones y relajación, tiempos de espera y otros de acción y fundamentalmente concentración, zanshin que puede traducirse como "presencia de espíritu".
El kata representa la búsqueda de la perfección utilizando armoniosamente el cuerpo y el espíritu, es la herencia cultural legada por los grandes maestros, es la esencia del karate-do.    
    Por esto, su práctica y su análisis o bunkai va más allá de ser un desarrollo de técnicas altamente perfeccionadas, sino que permiten una profunda comprensión del arte del karate-do y su espíritu.
    El kata requiere muchos años de práctica con un espíritu de estudio que de a poco permitirá ir penetrando en el verdadero espíritu del karate-do.
    La práctica y el estudio del bunkai, es decir del análisis de cada acción representada en el kata nos permite interpretar en profundidad la esencia de los diferentes kata. Sin bunkai el kata carece de sentido.

    La tradición de los diferentes kata fue transmitida en forma oral y práctica de maestro a discípulo. Por esto, intentar hacer un desarrollo histórico de éstas prácticas es sumamente difícil dado que existen pocos antecedentes escritos.
    Cada kata posee un nombre que representa su idea o recuerda su origen. No se puede decir cuando se empezaron a desarrollar los primeros kata, ni quienes fueron sus creadores. Los antiguos kata que se practican en el karate actual son originarios de China y de Okinawa, pero es difícil saber exactamente cómo eran originalmente ya que al ser transmitidos por generaciones de maestros y alumnos, los diferentes kata vivieron continuas modificaciones. Es fácil observar como un mismo kata cambia muchas de sus técnicas de una escuela a otra e incluso también puede cambiar su nombre.
    Muchos kata fueron introducidos en la isla de Okinawa por personas que habían practicado por años artes marciales en China. Ya de regreso a la isla, estas técnicas se fueron transmitiendo y combinando con una forma primitiva de karate llamada Okinawa-Te. Como ejemplo de esto, la historia nos permite citar a Chatan Yara, Sokon "Bushi" Matsumura, Hanryo Higahonna y Kambun Uechi, entre otros.
    Otros kata llegaron a Okinawa gracias al intercambio comercial y cultural entre China y Okinawa. En especial en las embajadas militares, había personas que dominaban las artes marciales. Por ejemplo, Kung Hsiang Chun era un agregado militar chino; los okinawenses pronunciaban su nombre Kushanku.
    Expertos como Shiroma y Oyodomari, se dice que aprendieron de un náufrago de la isla de Fukien.
    Algunas formas pudieron ser introducidas junto a inmigrantes chinos que se radicaron en Okinawa como en los casos del año 1392 cuando familias que provenían desde la provincia china de Fukien se radicaron en Kumemura, Okinawa.
    Todo esto nos permite tener una visión del origen tan variado que ha tenido el karate-do y por consiguiente, los kata.
    Hacia el siglo XIX, el karate de Okinawa o mejor dicho el Okinawa-Te había evolucionado básicamente en tres puntos de la isla: Naha, Shuri y Tomari. Estas localidades están cercanas una de otra que actualmente Tomari y Shuri son barrios de Naha.
    En la ciudad comercial de Naha se originó el Naha-Te. En Shuri, ciudad feudal, se desarrolló el estilo Shuri-Te que posteriormente dio origen al actual Shorin Ryu. En Tomari, que era un refugio para barcos provenientes de China, se creó el Tomari-Te. Esto nos permite definir tres líneas de kata. Sin embargo es notable como muchos kata originarios de una línea se practican también en otras, casi siempre con algunas variaciones. También es interesante observar que el Shuri-te y el Tomari-te eran tan semejantes que sus diferencias de apoco se fueron perdiendo.
    El Naha-te, también llamado Shorei-Ryu, técnicamente está vinculado a los estilos del sur de China. La influencia de los estilos Tang-Lang o estilo de la mantis y del Wing Chun, se pueden apreciar en sus posturas estables, fuertes y en el uso de patadas bajas.
    El Shuri-Te o Shorin-Ryu con técnicas de respiración más naturales, con más patadas y esquives, está técnicamente más relacionado con los estilos del norte de China.

    Los kata que se desarrollaron en Naha, en general fueron traídos desde China por el maestro Hanryo Higaonna, y luego fueron perfeccionados por el maestro Chojun Miyagui, fundador de la escuela Goju Ryu. Estos kata son Sanchin, Saifa, Seiyunchin, Shisochin, Sanseru, Sepai, Kururunfa, Sesan, Suparunpei (también llamado Peichurin) y Tensho. De todos estos kata, el más representativo de la línea de Naha es Sanchin. En él, se puede observar una poderosa técnica de respiración.   Además, es un kata también practicado en otras escuelas. El kata Tensho habría sido creado por el maestro Chojun Miyagui.
    De características similares a la línea anterior es la escuela Uechi Ryu, creada por Kambun Uechi. En sus enseñanzas Kambun Uechi utilizaba los kata Sanchin, Seisan y Sanseryu. El kata Seisan es un kata que se practica en muchos de los estilos de Okinawa, en él se observan la combinación de acciones lentas, contraídas, fuertes y movimientos explosivos de alta potencia. Su técnica de respiración abdominal es característica. Luego el hijo de Kambun Uechi, Kanei Uechi, introdujo kata intermedios elevando a ocho a los kata practicados actualmente: Sanchin, Kanshiwa, Kanshu, Sechin, Seisan, Seiryu, Kanchin y Sanseryu. De todos los estilos de karate-do originados en Okinawa, el Uechi Ryu es el que permaneció más fiel a sus orígenes chinos, por lo que se dice que es el más chino de los estilos de karate.

    Ananku, Wankan, Wanshu y Rojai, son kata originarios del Tomari-Te. Se considera a Wankan como un kata muy representativo de la línea Tomari. Se dice que Wanshu era el nombre de un embajador chino conocedor del kempo que viajó a Okinawa en 1683. Existen dos kata Wanshu, Tomari no Wanshu e Itosu no Wanshu.    

    Los kata desarrollados en el Shuri-Te son Naihanchi, Piñan, Kushanku, Passai, Chinto, Goyushijo, y Jion.
    Naihanchi es un kata muy antiguo. En la actualidad se lo practica con las modificaciones que realizó el maestro Anko Itosu. Hay tres kata Naihanchi: Shodan, Nidan y Sandan. Hay quienes sostienen que el maestro Itosu es el autor de los Naihanchi Nidan y Sandan. Los Naihanchi también son practicados por otros estilos. Son kata de gran poder donde se entrenan fundamentalmente pies, piernas y columna con la intención de lograr una buena posición. Otra de sus características es la de no poseer giros en sus desplazamientos.

    Piñan significa "mente en paz". Son cinco kata creados por el maestro Anko Itosu en el año 1907 para que sirvieran de ejercicios para el aprendizaje de karate-do en las escuelas superiores. Sus técnicas fueron extraídas de los kata Kushanku y Passai. Los kata de la línea Piñan son otro ejemplo de ejercicios muy practicados por otras líneas de Karate-Do.

    Kushanku lleva el nombre de su creador quién lo introdujo a Shuri en el año 1761. Se dice que sus técnicas fueron adaptadas y perfeccionadas por un karateka llamado Makabe Chokun. Existen dos versiones: Kushanku Sho y Kushanku Dai. El Sho y el Dai significa "chico" y "grande", aunque no se debe interpretar esto como reflejo de la extensión del kata o por la cantidad de movimientos, sino más bien como "primero" y "segundo".
    Además de estos dos Kushanku existen alrededor de siete variaciones desarrolladas por otros maestros que, obviamente, son modificaciones del los Kushanku Sho y Dai, por ejemplo Uehara no Kushanku, Chatanyara no Kushanku, Kuniyoshi no Kushanku, Machibata no Kushanku. El Chatanyara no Kushanku es muy antiguo aunque no pertenece a la línea pura del Shuri-Te.

    Passai significa "Rodear la fortaleza" o "Brecha a través de la fortaleza". Su técnica más característica es el Kaguite uke que es un bloqueo con la mano abierta en forma de gancho. Al Igual que en Kushanku hay dos versiones, Passai Sho y Passai Dai. Además existen otros kata Passai como, por ejemplo, Oyodomari no Passai.

    El kata Chinto recibió su nombre de un artista marcial chino, quien introdujo estas técnicas en Okinawa. En este kata se aprecian posiciones típicamente chinas como Seguashi dachi o posición de grulla, la cual muestra una técnica con una pierna flexionada y la otra recogida con el empeine detrás de la rodilla de la pierna de apoyo. También es notable por el uso de Nidan geri o doble patada en el aire y por sus giros de trescientos sesenta grados. Hay otras versiones del kata Chinto, entre ellos Shuri Chinto y Kyan no Chinto.

    Goyushijo significa "Cincuenta y cuatro pasos". Antiguamente se lo denominaba Useishi. Se caracteriza por el uso de posiciones bajas, desplazamientos laterales rápidos y por su variedad de bloqueos con las manos abiertas.

    Jion recibe su nombre de Jion-Ji, antiguo templo budista cuyo significado es "Gracias al amor de la naturaleza". En el comienzo de este kata se observa las manos frente a la cara, el puño derecho cerrado y la mano izquierda envuelve a este. Esto es un vestigio de la influencia china ya que los ejercicios formales chinos comienzan en esta posición.

    Cuando estudiamos cuidadosamente los distintos kata encontramos el origen, la tradición, la evolución y la experiencia de siglos en cada estilo de karate-do. Esto es importante para todos aquellos practicantes que deseen comprender profundamente su arte marcial.

    Existe una antigua historia del karate de Okinawa. Siendo aún la isla territorio independiente, llegó a ella un artista marcial desde la isla de Oshima, situada cerca de Okinawa. Este exponente se llamaba Oshima Kuro, y el objetivo de su visita era el de probar su destreza en las artes marciales con los expertos de Okinawa.
    Oshima Kuro venció sin mayor dificultad a los primeros lugareños que se le enfrentaron. Ante estos acontecimientos, el Rey pensó que estas derrotas podrían traer la deshonra a la isla. Luego de meditar sobre el asunto, mandó por el famoso maestro Satunuku Sakugawa. En esos tiempos Sakugawa tenían tres discípulos notables, Satunuku Okuda, Makabe Chokun y Matsumoto.
    Satunuku Okuda era un famoso especialista en Tsuki, el golpe de puño del karate. Conocido como el "puño de hierro", se decía que su Tsuki era el más poderoso de toda Okinawa.
    Makabe Chokun se caracterizaba por técnicas tan sorprendentemente ágiles que se decía que podía patear el techo de su casa y tan veloces que los lugareños afirmaban que sus movimientos eran más rápidos que las alas de un pájaro en vuelo, de ahí su mote de "Hombre pájaro".
    Matsumoto, no poseía la velocidad y agilidad de Makabe Chokun aunque no era tosco en sus movimientos, ni tenía la potencia notable de Satunuku Okuda, pero sus técnicas no eran carentes de ella. No destacaba por ninguna especialidad, en cambio, exhibía un gran manejo de todas las técnicas en general.
    Cuando se enfrentaron Oshima Kuro y Satunuku Okuda, el nativo de Oshima observó a su oponente y rápidamente interpretó la especialidad de aquél, pudiendo contrarrestarla y logrando vencerlo.
    Igual suerte corrió Makabe Chokun; Oshima Kuro percibió de inmediato las veloces y ágiles técnicas del okinawense por lo que pudo montar una táctica adecuada y vencerlo.
    En cambio, cuando se enfrentó a Matsumoto, se encontró con un oponente que mostraba un gran dominio de todas las técnicas y no pudiendo hallar una especialidad que lo limitara no pudo vencerlo. Oshima Kuro volvió derrotado a su isla.
    El maestro Satunuku Sakugawa luego declararía que tanto Makabe Chokun como Satunuku Okuda, a diferencia de Matsumoto, fueron víctimas de sus grandes especialidades técnicas que los restringían tácticamente. Matsumoto fue el que recibió de manos de Sakugawa el Menkyo Kaiden, Certificado del dominio del arte.
    Si bien esta es una historia de la que se desconocen importantes detalles, sirve para ilustrar la idea básica del espíritu de los kata, su práctica, desarrollo y su bunkai. Luego, estudiar la transferencia de su contenido al combate (kumite).
    Al aprender los kata, el alumno se dedica a perfeccionar cada una de las técnicas que componen a cada uno de ellos y siempre se preguntará cual es el sentido de cada una de estas.
    El fin del kata es lograr llevar a cada una de sus acciones al kumite, es decir lograr la aplicación de estas técnicas en el combate.
    Al alumno se le enseña una forma de análisis, es decir que para determinada combinación de técnicas existe un determinado uso en defensa y contraataque. Luego se buscará que el alumno desarrolle el sentido del análisis y también estudie y desarrolle sus propias aplicaciones.
    Muchas de las técnicas contenidas en los kata son imposibles de ser aplicadas en forma "textual". Es allí donde el estudio y el análisis de éstas, bajo la guía del maestro o de un instructor calificado, revelará la forma práctica de aplicarlas correctamente.
    Los kata deben estudiarse y practicarse cuidadosamente, para lograr llegar a una comprensión de sus aplicaciones.
    Una de las condiciones básicas en la práctica del kata es que se lo haga con el mismo espíritu que se posee en el kumite; teniendo en cuenta, esto es necesario tener presente los parámetros sobre los que se realiza esta práctica, como ser la distancia, velocidad, la potencia, la reacción, el tiempo de ataque y defensa, la presencia de espíritu y la correcta aplicación de cada técnica.
    Hay una gran diferencia entre el kumite y un análisis o bunkai de una técnica de un kata. Sólo con una práctica perseverante y bien guiada esta distancia irá disminuyendo poco a poco. Además, es en esta búsqueda en donde se producen los grandes procesos de aprendizaje y crecimiento.
    Al extraer técnicas de los bunkai y combinarlas con las técnicas de base, el alumno podrá armarse de un número apreciable de técnicas de combate.
    Conocer varios kata y lograr extraer sus aplicaciones y emplearlas en el combate es una tarea muy grande y su logro es muy difícil.
    Cada kata posee una identidad que lo diferencia de otros. Por ejemplo, el planteo técnico y táctico que propone Naihanchi es diferente al de Passai. Todo su contenido cambia de acuerdo a como fueron concebidos y desarrollados, o sobre la base de la filosofía de combate y cualidades físicas de sus creadores. Es necesario, entonces, no practicar kata como una simple coreografía sino que se debe interpretar cada técnica, cada pausa, y el espíritu que éste deberá tener. Se debe practicar buscando la perfección de aquello que se está haciendo, consciente de que esta búsqueda durará toda la vida.

Cortesía de ESAM Escuela Superior de Artes Marciales

Foto cortesía de Karate Bushido

Sensei Shigetoshi Senaha (Goju-Ryu)

Historia

Busca en éste Portal

   powered byFreefind