Adaptación de los alimentos a los entrenamientos y a la prueba deportiva
ADAPTACIÓN DE LOS ALIMENTOS A LOS ENTRENAMIENTOS Y A LA PRUEBA DEPORTIVA

El momento del entrenamiento o de la prueba deportiva es, sin duda, el más importante en el día del deportista, para el que está planificando toda su actividad, entrenamiento, alimentación y descanso.

Debemos considerar una serie de pará metros en el área de la alimentación para permitir que nuestro organismo esté en situación de rendir al máximo; en este sentido debemos tener en cuenta:

1) El tiempo mínimo desde la última comida sólida hasta el mometno del esfuerzo debe de ser de unas 3 horas.

2) Es conveniente en la fase previa a la prueba, ingerir alimentos líquidos de bajo residuo. Idealmente el atleta debe consumir bebidas electrolíticas que incorporen carbohidratos complejos y una fracción muy limitada de azúcares elementales. Si se recurre a la preparación in situ, es decir la dilución del producto en polvo en agua (lo que es ideal debido a que esto nos permite controlar las concentraciones de producto sólido diluido y por tanto la velocidad de absorción), emplearemos concentraciones del 6 al 8 %, es decir en un termo de medio litro se incluirá aproximadamente unos 40 gms. de producto sólido.

El producto sólido a diluir estará compuesto por carbohidratos complejos, así como por aminoácidos anticatabólicos tipo glutamina o aminoácidos ramificados (esto facilitará el mejor rendimiento físico, la mejor regeneración del tejido muscular y prevendrá lesiones). Durante el esfuerzo del entrenamiento mantendremos la ingesta regular de bebidas isotónicas de bajo residuo, con objeto primordial de rehidratar, prevenir hipoglucemia (esto en esfuerzos previsibles de más de 15/20 minutos); combatir la formación de ácido láctico y descenso acusado de sales minerales.

Después del esfuerzo es muy impor6tante regenerar los depósitos de glucógeno así como restaurar el metabolismo protéico. con este objetivo el atleta procurará ingerir nuevamente bebidas electrolíticas carbohidratadas, (en este caso con una concentración del 8 al 10 % de producto sólido en líquido).

Con respecto al metabolismo protéico es muy importante que el deportista en un período posterior comprendido entre los 30 y los 60 minutos al esfuerzo, ingiera una ración protéica a base de proteínas en polvo de alto valor biológico (tipo proteínas de suero láctico), en una cantidad aproximada de 0.5 gramos de proteína por kilo de peso corporal.

Busca en éste Portal

   powered byFreefind