Yuichi Negishi

YUICHI NEGISHI

UN MAESTRO DEL BUDO A LA ANTIGUA USANZA

Es adecuado, justo y necesario, escuchar a los mayores. No sólo por respeto, sino por aprovecharnos de su experiencia, labrada tras años de entrenamiento y enseñanza, y vacía ya de otra intención que la de transmitir del mejor modo posible las enseñanzas de la tradición. Por ello ha sido un placer invitar a nuestros estudios a Yuichi Negishi, C.N. 7º Dan de Karate Shito-Ryu y alumno del ya fallecido Manzo Iwata, para realizar la entrevista que ahora os presentamos.

El Maestro Yuichi es una persona tranquila y ezxperimentada. Su presencia en América ha destacado a lo largo de los años en una encomiable labor de expansión del Karate-do Shito-Ryu así como otras artes tradicionales niponas. Destacó especialmente entre nosotros las técnicas de neutralización e inmovilización con cuerda (o cinturón) que realizó con suma habilidad. Es asimismo especialista en técnicas de Ju-Jitsu que integran en su arsenal contundentes luxaciones que sin duda completan el trabajo del karate que enseña.

Con la vista puesta ya en su retiro, el Maestro no quiso dejar pasar la ocasión de su paso por Europa y atender a esta entrevista que os presentamos con mucho gusto.

C.N.: Maestro, en sus clases Vd. siempre afirma que aún le queda mucho por aprender a pesar de sus ya muchos años de práctica. ¿Qué es lo que busca?

Yuichi Negishi.: Bueno, aún me quedan algunas Kata por aprender. De las 64 que existen en el estilo Shito-Ryu, únicamente conozco 59 y algunas hace tiempo que no las practico, por lo que algunos movimientos se me olvidan. Pero además, la época en que nos ha tocado vivir cambia constantemente y es necesario conocer los nuevos avances y las nuevas ideas que van llegando; los nuevos conceptos y modos de vida. El karate-Do, el Budo, no puede permanecer al margen de la vida y si ésta avanza rápidamente, debe adaptarse a la nueva mentalidad. Por ejemplo, cuando era joven, se practicaba un karate muy diferente, con mentalidad de lucha, de pelea. Entonces la posición más utilizada y enseñada era Neko-Ashi Dachi, no existía la competición deportiva; ahora sin embargo, es un deporte olímpico, se combate en Zenkutsu-Dachi o Moto-Dachi y se utiliza una distancia más larga. Igual ocurre con las ideas: antiguamente, el maestro era considerado como un dios, o un rey; no se podía hablar con él directamente y se daba hasta la vida por él. Hoy eso también desaparece; algo queda, es normal, pero actualmente el Respeto y la Cortesía se entienden como algo que deben sentir el maestro y el alumno. Ahora ambos son iguales, es la Democracia.

C.N.: ¿Qué prefiere entonces, el Karate tradicional, a la manera antigua, o el Karate moderno?

Y.N.: Bueno, realmente en mi opinión, los dos tienen cosas buenas y cosas malas, todo depende de quién las enseñe y quién las interprete. El deporte tiene un lado bueno, los jóvenes pueden medirse y comprobar su nivel de aprendizaje; pero también tiene su lado malo, genera envidias y se olvidan técnicas y aplicaciones como Nage-Waza (proyecciones) o Gyaku-Waza (luxaciones) que se aprendían y utilizaban en el karate tradicional. El Budo antiguo también tiene su lado malo, principalmente en los sistemas oscuros de enseñanza y en ciertos valores heredados del militarismo, aunque también es cierto que tiene cosas buenas que deben ser rescatadas. Por ejemplo, antiguamente no existía la diferenciación por grados ni colores de cinturón, ni siquiera existía el cinturón, el Respeto era algo que se ganaba a fuerza de adquirir conocimientos, se sabía o no se sabía la técnica, eso era todo, ahora todo se mide por grados Dan o colores de Kyu, pero lo cierto es que muchos de esos grados no reflejan exactamente el nivel de conocimiento que se posee. Todo tiene una parte positiva y otra negativa, como las personas, ninguna es 100% buena o mala, hay ún poco de todo...

C.N.: Maestro, disculpe la pregunta, pero ¿para que aprender Karate-Do o cualquier otro Arte Marcial?

Y.N.: La verdad es que no lo sé. Las Artes Marciales son únicamente una manera de aprender algo, la vida es una lucha constante y el entrenamiento en cualquier arte de lucha te dará la determínacion y capacidad de sacrificio que se necesita para sobrevivir. El Budo, además, te ofrece una forma de defensa personal que siempre es interesante. Pero no se debe caer en la búsqueda de algo tangible; si se aprende únicamente técnica no se aprende Artes Marciales, se aprende un deporte. Budo es Paciencia, paciencia para aprender y para enseñar; paciencia para poder descubr nuestros propios errores y para tolerar los errores de los demás, incluso de los propios compañeros, amigos, alumnos de mismo maestro. A través de ella llega al Amor, no al sentimiento un tanto cursi del amor entre dos personas, sino al Amor Universal que permanece en lo más profundo del espíritu del ser humano. Este es el significado del Do (camino) que acompaña a la palabra Bu-Do o Karate-Do. Tal vez, únicamente por ello merezca la pena aprender Artes Marciales.

C.N: Hemos hablado del Karate tradicional, pero ahora, en pleno año 2000, ¿cuál es el futuro de las Artes Marciales?

Y.N.: Creo que es una sencilla cuestión de Paciencia, cuando llegue veremos qué es. Pero en mi opinión, evolucionará hacia nuevas formas que reúnan lo bueno de la práctica tradicional con lo bueno del deporte. A fin de cuentas, la vida es circular y ahora el Karate deportivo ha llegado a su punto culminante: las Olimpiadas. Ya sólo puede bajar. De otra parte, el Karate ya no es japonés, se ha internacionalizado y por tanto las formas de vida y los puntos de vista de otras culturas y otros países deben ser tenidos en cuenta y añadirse a la tradición. Por ello, en mi opinión, deberíamos empezar a olvidarnos de las diferencias de estilos y escuelas, no hay una mejor que otra, ni un maestro mejor que otro, al final únicamente importa el espíritu del Budo, el resto son formas e interpretaciones personales que, con el tiempo, se irán diluyendo gracias a la velocidad con la que hoy se transmiten las ideas y el conocimiento. Hoy veo continuas disputas por creer que mi escuela es mejor que la tuya o que la del vecino, pero es un concepto equivocado, ninguna es mejor, tan sólo es la que se adapta a mi cuerpo y a mi personalidad.

C.N.: Para finalizar, ¿qué considera más importante para un Budo-Ka?

Y.N.: Debería acabarse con la imagen de una persona violenta o bruta. Un Budo-Ka debe ser una persona culta e inteligente para poder distinguir entre lo que es justo o injusto, y para ello debe saber juzgar y tener una buena perspectiva. En mi opinión, es importante saber historia, conocer diferentes culturas, contrastar opiniones; si no se conoce nada más que lo que se tiene delante de la cara, ¿cómo puede saberse lo que está más lejos?. Por esa razón, el Budo-Ka debe ser una persona que estudie, que conozca, que sepa diferenciar. Si no lo hace así, cometerá errores que pagará en el futuro. El Karate-Do exige anticiparse al futuro, no basta con ver con claridad el presente, debe pensarse en lo que ocurrirá mañana, o pasado mañana. Para ese futuro hay que estar preparado, sea cual sea, porque cuando llegue no habrá tiempo para pensar. Por todo ello debe vigilarse el nivel cultural de los alumnos del mismo modo que se vigila su nivel técnico. Pueden alcanzar una inmejorable técnica, si; pero no servirá de nada si no saben como ni cuando aplicarla....

C.N.: Muchas gracias por sus enseñanzas, Maestro Negishi. Muchas gracias por todo.

Autor: RAMÓN DOMÍNGUEZ

Publicado: CINTURÓN NEGRO, Foto: Budo International Publ. Co.

Página principal

Busca en éste Portal

 
  powered byFreefind