Beneficios del Karate en las mujeres

El karate aporta a tu organismo múltiples ventajas que hacen de este deporte algo más que una simple práctica física: es un arte. Y es que no olvidemos que, como arte marcial que es, sus beneficios provienen de la sabiduría oriental y trascienden la frontera física para aterrizar sobre la emocional. Y las mujeres no escapamos a su influencia.

El Karate es un deporte fácil de practicar al que en los últimos diez años se ha incorporado un número enorme de mujeres que lo han sacado de su categoría de "especialidad masculina". Gracias a ello, el kárate se ha hecho más popular y se ha podido investigar más en sus ventajas para el cuerpo y la mente. ¿Quieres conocerlas?

  • Relajación.
    Como ocurre con la mayoría de artes marciales, el karate te ayuda a asimilar la relajación como algo propio a lo que no has de dedicar esfuerzos, ya que la concentración en los movimientos hace posible que asimiles esa relajación como algo propio y natural que ayuda a despejar tu mente y disipa tus miedos. No en vano te hace ganar en equilibrio interno.
  • Control de la mente.
    Como hemos apuntado, el karate aporta grandísimas dosis de energía que refuerzan tu confianza en ti misma, ya que aprendes a encauzar los beneficios que todos los deportes tienen a nivel emocional. La concentración que ejerces para controlar tu cuerpo y sacar partido a la práctica deportiva es un buen estímulo que puedes aprovechar para otras facetas de tu vida: estudios, trabajo, vida en pareja...
  • Agilidad.
    El Karate, por sus movimientos rápidos pero compensados, ayuda a tu cuerpo a adquirir flexibilidad y fuerza, ingredientes necesarios para que te sientas en forma y capaz de afrontar ejercicios que requieren ritmo vital y mucha disposición.
  • Fuerza física.
    Con su práctica habitual se consigue que nuestro cuerpo gane en firmeza y potencia, por lo que resulta algo más fácil hacer frente a las lesiones o las enfermedades. No olvidemos que un cuerpo sano (bien alimentado pero también ejercitado en el deporte) es la base para una buena vida.
  • Respeto.
    Aunque a simple vista pueda parecer lo contrario, el karate es una buena técnica para educar a los más jóvenes en el civismo y la tolerancia. Aunque su modalidad llamada de "combate" pueda resultar algo más agresiva, lo cierto es que en ningún momento existe en el ataque la intención de dañar al contrincante. Tanto al entrenador como a los alumnos se les exige gran respeto hacia los demás, por lo que es un deporte que hace que seamos conscientes de nuestras posibilidades para que así podamos controlarlas debidamente y sin causar daño.

Artículo publicado en Mujerweb.com

Volver