La misión de las Artes Marciales

LA MISIÓN DE LAS ARTES MARCIALES

Para empezar, permítanme decir que, como un artista marcial y ciudadano de una de las más grandes naciones de la Tierra, vivo con un fuerte sentido de misión hacia la juventud de hoy día. Siento y pienso que el liderazgo educacional de la juventud es la base de nuestra sociedad futura, y así he pensado desde el año 1973, cuando mi familia y yo llegamos a ser ciudadanos de los EE.UU.

Estoy profundamente agradecido por tener esta oportunidad de compartir mis pensamientos y filosofía con mis contemporáneos. Cuando mis años en las artes marciales van pasando, percibo que las personas inmersas en nuestra profesión están haciendo una maravillosa aportación para cambiar nuestra tan problemática sociedad, a traves de la disciplina que estamos dando a la gente joven por medio del entrenamiento de las artes marciales. No estamos recibiendo el mérito que merecemos, porque no nos presentamos a nosotros mismos como una unidad y un cuerpo organizado. Nuestra profesión aparece como si fuera una industria dividida y encabezada hacia direcciones muy diferentes. Creo que la razón de esto es que somos competidores en el aspecto comercial y competimos de forma activa entre escuelas en la misma ciudad. En realidad, deberíamos tomar una mirada refrescante al espíritu competitivo y darnos cuenta que nuestra competición no viene de otras escuelas de artes marciales, sino de deportes como el fútbol, el baloncesto, etc. Constantemente escucho de padres que sus hijos están faltando a sus clases de artes marciales porque están involucrados en otro tipo de deportes. Personalmente he dedicado mi vida por entero a mejorar física y mentalmente a través de las artes marciales , y creo que es la mejor manera para dar a un hombre o a una mujer una verdadera confianza. Digo "verdadera confianza", porque existe una falsa confianza , la cual es elevadamente peligrosa. El tener una confianza falsa es como vivir en una casa cuyos cimientos son de arena. Por consiguiente, mi filosofía de las artes marciales se basa en los siguientes ideales:

  1. En construir una verdadera confianza, a través del conocimiento, honradez y fuerza.

  2. Mantener la amistad con otros y construir una comunidad fuerte.

  3. Nunca luchar para conseguir fines particulares, sino desarrollar una fuerza por el derecho.

E intentado, con lo mejor de mis capacidades, elevar la imagen de nuestra industria para una mayor aceptación y respeto por medio de mejorar las técnicas físicas, el manejo del negocio y la filosofía de las artes marciales. Denomino a esto como una industria debido a que somos uno de los negocios con más rápido crecimiento de todo el mundo. Mi sueño es ver a todos los artistas marciales siendo retribuidos mucho mejor que a los doctores, abogados y contables. De esta forma, las artes marciales atraerán a más gente inteligente a nuestra industria y serán colocadas entre los principales lugares de nuestra sociedad. Esto nunca podrá ocurrir por casualidad, tan sólo cuando los principales artistas marciales estén unidos en una ideología con un fin en común.

Las artes marciales han continuado creciendo por todo el mundo, desde que yo llegué a los EE.UU. por primera vez, en 1956. He dicho muchas veces, a lo largo de los años, que las artes marciales llegarán a ser mucho más grandes que el fútbol, porque algún día todos los artistas marciales trabajarán juntos para que esto ocurra. Todo dependerá de lo inteligentes que seamos, y de la clara que esté nuestra visión hacia la obtención de nuestros fines. La clave para conseguir estos fines es nuestro éxito en la motivación de la gente joven hacia la disciplina, la conducta correcta y los estudios académicos.

Nuestra profesión tiene, en mi opinión, los ingredientes más importantes que ofrecer a la gente joven: buena disciplina y autoconfianza. Estas dos cualidades están presentadas de una forma más efectiva en las artes marciales que en cualquier otra institución. Durante mis años en los EE.UU: he sido testigo de incontables milagros entre mis estudiants. Desespero convertido en esperanza tanto física como mentalmente. Particularmente, pienso que esto ha ocurrido a través de la autoconfianza y disciplina que han ganado a través del entrenamiento de las artes marciales. El ser testigo de estos cambios me ha dado una visión profunda en la forma en que las artes marciales pueden ser usadas para mejorar nuestra sociedad. Creo que podemos desarrollar una nueva guía para la juventud con sabiduría y con un carácter fuerte y un sentido moral alto, lo cual posiblemente reviva a nuestra sociedad. Debemos comprender que la salud de una nación depende más en el carácter y la sabiduría de sus gentes, que en la salud de sus fuentes naturales. Los EE.UU. derrotaron a Japón, Alemania e Italia en la 2ª Guerra Mundial, no sólo por el buen estado de su material, sino también por la disciplina y sabiduría de su gente. Pero, ¿Por qué es que Japón, venciendo en las batallas económicas con los EE.UU, en la actualidad, sus fuentes naturales son tan pobres? La respuesta es, la ineficiencia en el sistema educacional de América.

Cuando llegué a los EE.UU. como un oficial de la Armada Coreana para un programa de entrenamiento en Gary Air Force, base en San Marcos (Texas), aterrizando en el aeropuerto internacional de San Francisco, vi una inmensa cantidad de automóviles. Para un soldado coreano, acostumbrado a ver sólo vehículos militares de color verde, los automóviles y todo lo que vi a mi alrededor me impresionó. Tenía muy pocas horas para ver la ciudad de San Francisco, y prácticamente no podía creer en lo magnífico de los rascacielos, de los signos de neón de color en las calles, de las preciosas mujeres y de una máquina de Coca-Cola que era capaz de calcular y darme el cambio correcto. Creí que estaba en un mundo de sueños. No fue hasta el día siguiente que me quedé impresionador por la integridad de la gente americana.

Fui enviado a Austin (Texas), por avión y llegué allí a través de la terminal de autobuses de Greyhound, donde esperé por tres horas para un autobús a San Marcos. Unos diez minutos después de que el autobús saliera, me di cuenta de que me había dejado mi maleta en la terminal. Era demasiado tarde para regresar a la estación aquella noche, de forma que tomé un autobús de vuelta a la mañana siguiente. Cuando llegué a la estación y me puse a buscar mi maleta, me quedé estupefacto: estaba en el mismo sitio donde la había dejado.

Hoy día, años más tarde ¿Podía esperar el mismo resultado? Creo sinceramente que no. Como ejemplo, tres años atrás tuve unos invitados para cenar en mi casa. Cuando todo el mundo se estaba marchando, uno de mis invitados tuvo ciertas dificultades para arrancar su coche. Descubrimos que alguien le había robado la gasolina de su tanque cuando su coche permaneció aparcado enfrente de mi casa. Si América continúa otros 25 años con el mismo paso de moralidad, ¿Qué clase de sociedad heredarán nuestros nietos? Los artistas marciales tienen una grave misión en lo referente al destino de la sociedad para nuestros nietos. América está perdiendo la fibra moral básica que ha sido la base y fundamento de nuestra nación y constitución. ¿Qué está ocurriendo? ¿Estamos teniendo alguna dificultad que arruine nuestra propia prosperidad? Thomas Jefferson dijo una vez: "Sí, hemos conseguido casi una Rapública perfecta. Pero, ¿la mantendrán o, disfrutando de ella en plenitud, perderán la memoria de la libertad?. La abundancia de material sin carácter es el camino más seguro hacia la destrucción". Uno de nuestros más grandes personajes, Jefferson, nos previno contra la posible destrucción moral hace unos trescientos años. Hoy día, estamos empezando a perder la memoria de la libertad duramente ganada por nuestros padres.

Me gustaría citar una porción de un poema de uno de los más grandes poetas de América, Helen Steiner Rice:

"Viviendo como nosotros lo hacemos en esta rica y poderosa nación, hemos llegado a ser muñecos sin pensar, controlados por el automatismo, y en nuestro placer de buscar no miramos al pecado con el ceño fruncido y en nuestra "relajada suavidad", hemos olvidado la dura disciplina".

Nosotros, como artistas marciales deberemos restaurar la olvidada "dura disciplina", y despertarnos para volver a descubrir la visión que se encuentra en los ideales de nuestros padres, los cuales han demostrado ser una fórmula de éxito, para esta nación durante sus primeros 150 años. Seamos, pues, responsables para tomar nuestra parte de trabajo en la restauración de una sociedad, en la cual nuestros hijos vivan unas vidas mucho más seguras y mucho más felices.

 

Autor: JHOON RHEE

Publicado: SENSEI

Página principal

Busca en éste Portal

   powered byFreefind