El "codo de tenis" en Karate

EL "CODO DE TENIS" EN KARATE

El "codo de tenis" o epicondilitis es una lesión que se asienta sobre el epicóndilo externo del codo, sobre el origen de los músculos extensores de los dedos y de la muñeca (más frecuentemente se afectan el extensor común de los dedos y el 2º radial, y menos, el 1º radial y el cubital posterior).

De esta definición podremos deducir algunas características especiales de esta lesión; es una "entesitis" o "tendinitis de inserción" que afecta a músculos biarticulares (saltan sobre el codo y la muñeca), lo cual es muy importante, pues este tipo de músculos son los que con más facilidad se lesionan en caso de descoordinación o defecto técnico durante un ejercicio.

Al ser la zona de origen de estos músculos una superficie relativamente pequeña (poco más de 1 cm cuadrado), la contracción de los músculos genera una gran fuerza de tracción por unidad de superficie. Si a esto añadimos un gesto técnico defectuoso, que sobrecarga dicha musculatura, comprenderemos la razón de la gran frecuencia de sus lesiones.

El codo de tenis es una lesión que se produce, generalmente entre personas mayores de 30 años. En karate, aparece con mucha frecuencia entre personas más jóvenes debido a dos defectos muy generalizados:

- La hiperextensión del codo al realizar un gesto de Tzuki.

- La realización del Tzuki con separación del codo de la línea de trayectoria del golpe, lo que condiciona un aumento del componente extensor del codo por parte de la musculatura epicondílea, que así se sobrecarga más, aparte de la dificultad para controlar la fase final de movimiento y evitar la hiperextensión del codo si se ejecuta de esta manera.

Los síntomas más frecuentes son el dolor que afecta a la cara externa del codo, que puede irradiar hacia el brazo o el antebrazo, que aumenta de forma característica con la palpación de la región epicondílea y que se reproduce al doblar la muñeca hacia atrás (extensión) contra resistencia o con un peso y la sensación de pérdida de fuerza en el antebrazo y la muñeca afectados.

Ante un cuadro similar al descrito, debe consultarse a un médico especializado en patología deportiva, puesto que es fundamental llevar a cabo una serie de medidas ajustadas a cada caso individual.

Como tratamiento inmediato, el karateka debe aplicarse masaje con hielo (siempre envuelto en una bolsa de plástico, para no quemar la piel) durante 15 minutos cada hora durante los primeros días, a partir de los cuales es recomendable la aplicación de calor.

Simultáneamente, el médico puede prescribir un tratamiento anti-inflamatorio y, cuando el estado del karateka lo permita, comenzar una terapéutica dirigida a solucionar el problema, y no sólo a calmarlo momentáneamente : sesiones de láser y masaje transversal profundo (que debe realizar un buen fisioterapeuta o masajista deportivo); entrenamientos especialmente dirigidos a los músculos afectados en cada caso; codera térmica de diseño especial para relajar la inserción de la musculatura afectada (siempre bajo la supervisión médica): y cuando la lesión no evoluciones satisfactoriamente, infiltraciones locales (generalmente con corticoides) y, eventualmente, si la lesión es muy invalidante y no mejora con el tratamiento, cirugía.

Es importante completar este tratamiento con un programa de reeducación del gesto técnico defectuoso y de potenciación de los músculos afectados, primero isométrico y después dinámico, para evitar que se reproduzca la lesión.

Autor: Dr. RAFAEL ARRIAZA

Publicado: KARATEKA

Página principal