Yasunari Ishimi

YASUNARI ISHIMI

Yasunari Ishimi nació en 1943 en una ciudad llamada Hyogo, allá en el lejano Japón. actualmente está casado con una española de quien ha tenido varios hijos; mide 1.68 m. Comenta que su infancia fue como la de de todos los niños del Japón salvo en una pequeña excepción; su padre era profesor de kendo y antes de ir al colegio por la mañana les hacía entrenar a su hermano y a él sobre este difícil arte de la espada.

A la edad de trece años, por mediación de su hermano mayor, comenzó su andadura en el camino del karate. En principio practicó el estilo KUSHIN-RYU con el primer maestro que tuvo, luego se pasó a la escuela de GOJU-RYU y al entrar en la universidad se pasó definitivamente a la escuela de SHITO-RYU. Durante su estancia en la universidad practicó intensamente natación considerándose bastante bueno en aquella época.

Su gran maestro es Mabuni de quien dice que ha aprendido toda la técnica, sobre todo en los meses que pasó en su casa, aquí en España. Hay que hacer constar que el Maestro Mabuni es el Soke de la escuela Shito-Ryu.

En Japón estudió algo de español y le agradaba la idea de visitar España. Todo empezó en el gimnasio donde entrenaba, al cual asistían varios franceses. Uno de ellos le invitó a que peleara en un campeonato internacional celebrado en Francia. Con la ayuda de un amigo francés estuvo unos meses en ese país, hasta que encontró la oportunidad de entrar en España. Tenía una veintena de años cuando se instaló en Madrid, en casa de su amigo Hiruma, con quien convivió varios meses. Por aquel entonces simultaneaba las prácticas de karate con los estudios de filosofía y letras para extranjeros.

" Las primeras lecciones de karate que yo impartí, fueron en el gimnasio de Miguel Serrano, y posteriormente dí clases en varios más hasta que dos años más tarde de mi entrada en España fundé mi propio gimnasio. De momento no me he planteado la idea de regresar a Japón pues me gusta España, me encuentro bien aquí, además de ser donde tengo a mi mujer y mis hijos. aunque nunca se sabe lo que puede ocurrir en el futuro".

Augura un futuro muy sólido para su escuela porque se ha preocupado de realizar una buena base, teniendo ahora excelentes alumnos para ampliar y fortalecer el Shito-Ryu en, toda la península.

"... En mi escuela enseñamos el estilo Shuri (rápido) y Naha (fuerte), pero también quiero que mis alumnos aprendan que sirve tanto para defensa personal como en karate deportivo, las dos cosas. En defensa personal se preactica con distancias cortas y por el contrario en el aspecto deportivo se buscan unas distancias más largas, así mis alumnos pueden entrenar las dos formas y aprender ambas. Primero les enseño a sacar el máximo posible de su cuerpo en relación a las cualidades físicas de cada karateka y cuando han alcanzado un grado óptimo de técnica les hago ver cosas más internas del karate, como su filosofía etc... Dentro de mi gimnasio siempre permito que las técnicas al cuerpo se desarrollen con cierto impacto, pero las dirigidas a la cara exijo buen control".

Creo que la elasticidad es un factor importante sobre todo en el aspecto competitivo, en el clásico también es importante, para un mejor desarrollo de las técnicas, sobre todo de piernas, pero no es imprescindible. Así mismo piensa que la competición ha servido para que el karate gane en rapidez, agilidad y reflejos, porque entrenando solos en el gimnasio es difícil llegar a resultados óptimos en este aspecto.

"De mi carrera como karateka no tengo malos recuerdos, a excepción de las dos veces que he tenido rota la nariz y una fuerte lesión en la cadera a causa de una patada, por el contrario yo le debo todo lo que soy y poseo actualmente. en mi vida privada influye mucho el karate, me despierto pensando en él y me acuesto pensando en lo mismo, ya que dedico muchas horas a enseñar, desarrollar y ampliar éste. Cuando me pongo el karategui intento pensar sólo en karate, aunque a veces parezca autoritario ante mis alumnos y les haga hacer cosas que ellos no entienden, pero con el tiempo las comprenderán".

"El nivel de karate en España pienso que está muy alto, aquí hay muchos niños pequeños practicándolo, cosa que en Japón se está empezando ahora a enseñar karate a temprana edad. esto hace pensar en un futuro bueno y prometedor".

"Para terminar diría a los que van a empezar o están en sus comienzos que se preocupen de la técnica nada más. Al principio es difícil entender la filosofía. Cuando el nivel es superior hay que pensar en algo más que desarrollar una técnica, aquí es el momento de pensar en la filosofía del KARATE como Arte Marcial".

Autor: JOSÉ ANTONIO MIGUÉLEZ

Publicado: KARATEKA

Página principal

Busca en éste Portal

   powered byFreefind