Gichin Funakoshi

GICHIN FUNAKOSHI

El mes de Abril tiene, para los karatekas del estilo Sotokan, una significación especial.

En muchas partes del mundo, casi al finalizar el mes, se realizan homenajes a la memoria de un hombre "común", quien junto con los clásicos confucianos, la caligrafía Shodo y las maneras de comportarse en la naciente sociedad japonesa, enseñaba otro arte que, varios años después de su muerte, es practicado por millones de personas en todo el mundo: el Karate-Do.

Gichin Funakoshi fue el más grande entre los grandes maestros del Karate. Murió como Meijin (Maestro) a la edad de 89 años, el 26 de Abril de 1957, a las 8,45 de la mañana, después de haber revolucionado un sistema de combate sin armas, transformándolo en un Arte.

"Mucho se ha escrito en Japón acerca del gran Maestro Funakoshi, ...su autobiografía. Escrita poco antes de su muerte, resume en ella algunos detalles de su vida, su niñez y juventud en Okinawa, su tarea de refinamiento y popularización del Karate, su sistema para una larga vida sana. En esta obra revela su personalidad única, su antigua costumbre de analizarse a si mismo, su mundo y su Arte."

Genshin Hironishi (Presidente de la Japan Karate-Do Shotokai).

Gichin Funakoshi

Fundador del KARATE-DO

En Shuri, Okinawa, nació prematuramente en el seno de una familia de la clase Shizoku (privilegiada). Los padres de Funakoshi observaron su constitución débil y precaria salud, y pensaron que el Karate contribuiría a robustecerle.

Yasutsune Azato, uno de los más grandes expertos okinawenses, fue su primer maestro de Karate. Azato provenía de una familia de clase Tonochi (clase alta, con jefaturas hereditarias en pueblos y villas), y era además, excelente caballero, kendoka y kyudoka.

Gichin Funakoshi estudió también con Ankoh Itosu, renombrado experto conocido por su tremenda fuerza en las manos y por su cuerpo de hierro; los maestros Kiyuma, Toomo de Naha, Niigachi y Matsumura, todos ellos también famosos por su habilidad en el Arte y sus extraordinarias cualidades personales.

Genshin Hironishi

"Durante muchos años, el Karate en Japón estuvo confinado entre los muros de los templos, especialmente en los que seguía la doctrina del Budismo Zen. Aparentemente, no era practicado más que por los monjes, hasta que la casta samurai comenzó a entrenar con ellos y se supo entonces la existencia de este Arte. El Karate, como es conocido actualmente, fue perfeccionado durante medio siglo por Gichin Funakoshi." Genshin Hironishi.

El Maestro Funakoshi vino a Japón a edad de 53 años, en el año Taisho Ju Ichinen (1921), para desarrollar y expandir el Karate.

Tuvo una larga lucha para imponer el término "Karate", en lugar del entonces usado "Tode" (puño chino) u Okinawa-te (la mano de Okinawa).

Karate significaba no sólo "manos vacías" (sin armas ni violencia), sino también en el sentido esotérico budista de "vacío": vaciar o eliminar del cuerpo y la mente la dualidad de conceptos, las ideas preconcebidas, y lograr ese estado de calma donde todo se puede percibir claramente.

"Los conceptos e ideas orientales siempre han estado en íntima conexión con las habilidades físicas. Aun cuando el lenguaje o las ideas inevitablemente han cambiado en el curso de la historia del pueblo japonés, las raíces filosóficas y morales han permanecido sólidamente unidas a las técnicas.

El Maestro Funakoshi fue un esplendido ejemplo de un hombre de familia samurai nacido al comienzo de la era Meiji, que, viviendo hasta la época contemporánea observaba estrictamente el código samurai. Agradezco enormemente el haber sido uno de sus discípulos y sólo lamento que él no esté ya entre nosotros." Genshin Hironishi.

Antiguo Kodokan

Es en 1921 cuando el Maestro Funakoshi hace su primera exhibición de Karate e Tokyo, indicada por el Ministerio de Educación.

El Maestro de Judo Jigoro Kano, le solicitó a Funakoshi una exhibición personal, y quiso también que le fueran enseñados algunos de sus fundamentos, en su escuela Kodokan.

Masatomo Takagi, luego secretario de la Japan Karate Association, al acompañar al Maestro, observaba que cada vez que pasaba frente al Kodokan, Funakoshi saludaba profundamente, expresando su respeto hacia Kano, quien le había brindado una oportunidad de hacer conocer el Karate.

 

"Luego de la exhibición para el Ministerio de Educación, yo planteaba volver inmediatamente a Okinawa. Entonces, Jigoro Kano me solicitó una exposición de Karate para él, o cual me hizo vacilar, al pensar que yo no tendría la suficiente habilidad, pero ante la insistencia de Kano, decidí hacer algún Kata, en su escuela. Para mi sorpresa, cientos de espectadores se hallaban a mi llegada al Kodokan. Impresionado por la ejecución, Kano me preguntó en cuanto tiempo podría él hacer bien el Kata que yo había demostrado.

"En un año", repliqué.

"Ah, es mucho tiempo", dijo Kano. ¿Podría Ud. enseñarme alguno de los fundamentos del Kata? siendo yo un simple maestro de escuela provinciano, me sentí muy honrado por esta solicitud del gran Maestro de Judo." Gichin Funakoshi.

El primer Dojo del Maestro Funakoshi fue el Meisei Juku, el alojamiento para estudiantes okinawenses en Suidobata, Tokyo.

Basado en su gran experiencia, adquirida durante su entrenamiento en Okinawa, y por la propia solicitud del gran pintor Hoan Kosugi, el Maestro Funakoshi escribió su primer libro, en 1922,titulado "Ryukyu Kempo: Karate."

La introducción de este libro estuvo a cargo de eminentes personalidades de la época. La obra estaba dividida en cinco capítulos: "Que es el Karate", "La utilidad del Karate", "El entrenamiento y la enseñanza", "La organización del Karate" y "Fundamentos y Kata".

Jigoro Kano, fundador del Judo

Cuatro años más tarde, y debido al suceso de esta obra, fue revisada y publicada con el nombre de "Renten Goshin Karate-Jitsu" (fortaleciendo el poder salvaje y la defensa personal, con las técnicas de Karate).

Su segundo libro fue publicado en 1935: "Karate-Do Kyohan", en el que aparecían un buen número de Kata.

En la primavera de 1936, cuando el Maestro inaugura su nuevo Dojo en Zoshigaya, sobre cuya entrada lucía el nombre de Shotokan. Shoto era el sobrenombre utilizado por Funakoshi, cuando en su juventud firmaba sus poemas. Kan, significa casa o escuela.

Dojo Shotokan

En este Dojo, el Maestro Funakoshi preparó a expertos como: Masatomo Takagi y Masatoshi Nakayama, de la Nippon Karate Kyokai; Yoshida, de Takudai; Isao Obata de Keio; Noguchi, de Waseda; y uno de los más destacados, Hironori Otsuka, quien más tarde fundó su propia escuela, que llamó Wado-Ryu.

Hironori Otsuka, fundador del Wado-Ryu

Su imagen es comparable a la que se evidencia en una parábola acerca del Do y un hombre insignificante:

Un karateka preguntaba a su Sensei: ¿Cuál es la diferencia entre un hombre del Do y un hombre insignificante?

El Sensei respondió: "Cuando el hombre insignificante recibe el primer Dan, corre rápidamente a su casa gritando a todos el hecho. Después de recibir su segundo Dan, escala el techo de su casa, y lo grita a todos. Al obtener el tercer Dan, recorrerá la ciudad contándoselo a cuantas personas encuentre."

El Sensei continuó: "Un hombre del Do que recibe su primer Dan, inclinará su cabeza en señal de gratitud; después de recibir su segundo Dan, inclinará su cabeza y sus hombros; y al llegar al tercer Dan, se inclinará hasta la cintura, y en la calle, caminará junto a la pared, para pasar desapercibido. Cuanto más grande sea la experiencia, habilidad y potencia, mayor será también su prudencia y humildad".

Gichin Funakoshi fue un hombre del Do, que no buscaba ganar competiciones o el récord de romper tablas o techos solamente. Siempre enseñó que el Karate buscaba la perfección de sí mismo y de la personalidad, y creyó en el respeto entre los seres humanos.

La esencia de sus enseñanzas está inscrita en su monumento en el templo Engakuji Zen, en Kitakamakura:

"Karate Ni Sente Nashi": no hay técnicas ofensivas en el Karate; el Karate no hace el primer movimiento, no ataca.

Bibliografía: "Karate-Do, My Way of Life", Gichin Funakoshi. "Samurai", edición americana, 1972. "Boletín de la Japan Karate Association", 1969. "The Weaponless Warriors", Richard Kim, 1974.

Autor: José E. Bouzas

Publicado: Budo

Volver