Karate desconocido

KARATE DESCONOCIDO

La parte desconocida del Karate Tradicional

¿Por qué este libro? Ciertamente no para volver a proponer otro texto sobre el kárate: las estanterías del sector de "Artes Marciales" de las principales librerías rebosan ya de libros que tratan sobre los diversos estilos, las katas y las varias formas de kumite. Al principiante no le queda otra salida que el engorro de la elección. Este libro es también para el principiante, pero creo que será apreciado sobre todo por el experto cinturón negro. Y cuanta más experiencia tenga el cinturón, mayor será su apreciación. Esta afirmación podrá parecer presuntuosa, pero en realidad sólo lo es en apariencia, y explicaré el motivo. Me he preguntado durante años cómo es posible que el kárate no tuviera en cuenta el proceso evolutivo (o involutivo) que opera en todas las cosas de este mundo. Tomemos, por ejemplo, la narración de los acontecimientos humanos comúnmente llamada historia. En las escuelas elementales se nos propone un estudio adecuado a las capacidades cognoscitivas del momento. En las escuelas medias se retoman los mismos argumentos y lo mismo se puede decir de las escuelas superiores, no desde luego al mismo nivel elemental, pero profundizando siempre más en el argumento. Si después se continúa el estudio en el ámbito universitario, el mismo argumento será propuesto de manera más completa y exhaustiva. Este sistema de progresión en el estudio es válido para todas las materias que se encuentran en la carrera del alumno y del estudiante. Sin embargo, esto no sucede en el estudio del kárate; se sigue considerando la aplicación con adversarios de cada paso de las katas, incluso después de treinta años de práctica, de idéntica manera a la utilizada para explicarlas al principiante.

Recuerdo que con ocasión de su primer seminario en Italia, en 1968, el Maestro Nakayama, alumno del Maestro Funakoshi, subrayó la importancia de la práctica de las katas y añadió que con el progresar del estudio, las técnicas ejecutadas en las katas debían ser aplicadas en el kumite, es decir, en el combate. Afirmación muy cierta pero irrealizable. ¿Por qué? Porque los "tesoros infinitos" (así llamaban los primeros maestros de Okinawa a las katas) pueden ser interpretados de manera que se puedan aplicar a la defensa personal solamente si se tiene la clave de lectura idónea. Para impedir el acceso a los profanos fueron escritas en un lenguaje esotérico y, por este motivo, sin posibilidad de traducir los significados, se permanece en la superficie de las técnicas y la aplicación real resulta muy improbable: se verifica así que los practicantes "viendo, vean, sí, pero no disciernan; oyendo, oigan, sí, pero no entiendan". Nos podríamos preguntar el motivo de este secreto. Son cuatro las razones que se pueden evidenciar sintéticamente: los prejuicios étnicos, las motivaciones históricas, la tradición en la enseñanza y los diversos niveles de comprensión.

Veremos estos motivos con detalle en el primer capítulo.

El kárate que todos conocen hoy, y que cuenta con bastantes practicantes, nació de la milenaria tradición china. Pocos imaginan, sin embargo, que representa la punta de un iceberg que esconde, en la parte no visible, los aspectos más importantes de las enseñanzas de los maestros chinos y de Okinawa.

La inmensa mayoría de los practicantes no supone, siquiera lejanamente, que el kárate encierra en sí tesoros tan preciosos. Por lo demás, esta ignorancia parece ser una constante en la vida del ser humano: pocos entre nosostros son plenamente conscientes de la maravillosa potencialidad oculta en nuestro ser. Y todavía menos son aquéllos que dedican su vida a alcanzar lo que debería ser el primer y más importante objetivo de cada hombre: conocerse a sí mismo.

Mi búsqueda parte de la convicción de que en algún lugar existen maestros en posesión de un conocimiento que no encuentra sitio en los libros. Viajando durante años por varias partes del mundo, he encontrado a algunos, todos muy reacios a divulgar su saber.

Kárate desconocido es el resultado de estos encuentros, descubrimientos, estudios y elaboraciones. Dedico este libro a todos los practicantes de kárate y, en particular, a los alumnos que me han seguido y continúan siguiéndome, obligándome a proseguir esta búsqueda infinita... que, por lo demás, continuaría incluso sin tal "obligación".

AUTOR: ENZO MONTANARI

EDITORIAL: TUTOR

Página principal

Busca en éste Portal

   powered by
Freefind