Armas de Kobudo, Kaman-Ti

Armas de Kobu-Do: El Kaman-Ti

El KAMAN-TI era, como puede suponerse, una herramienta agrícola utilizada ampliamente por los orientales y consistía en un mango de 40 cm de longitud, de cuyo extremo salía una hoja curva muy afilada.

Su utilización como arma guerrera obligó a reformar tanto la dureza de la madera original como la calidad de la hoja, con el fin de lograr un arma útil contra las katanas del enemigo. El mango se hacía de la misma longitud que el antebrazo y se le reforzaba con láminas metálicas para poder bloquear con seguridad los tajos de las espadas.

Cuando el Kama demostró su utilidad en los combates, los nativos comenzaron a utilizarlos por parejas, ya que mientras un Kama paraba y desviaba los golpes, con el otro se podía atacar y matar al enemigo. La incorporación en el mango de una pequeña cadena (sin llegar a convertirse en un Kusarigama), permitió que pudiera utilizarse en tajos circulares sin demasiada fuerza, lo mismo que se podían entonces manejar ambos Kamas delante del enemigo con una destreza tal que le desconcertaba.

Actualmente, su aprendizaje está concentrado casi exclusivamente en algunos estilos de Karate.

La escuela de KARATE-DO Y KOBU-DO SHITO RYU KEN SHIN KAI es una de las pocas en la República Argentina en las que se maneja esta importante arma.

Las ventajas de éste arma radican en su utilización por parejas y su gran facilidad para el golpe.

Los inconvenientes están en la relativa lentitud para pasar del bloqueo al ataque y la dificultad para llevarlos adecuadamente en el traje.

El arte del Kaman-Ti está en extinción, porque incluso la práctica con las hoces es peligrosa. En Karate como así también en otras artes marciales, puedes cerrar los ojos mientras prácticas y las técnicas serán las mimas, pero con el Kama es esencial una alerta total y completa, de lo contrario pueden producirse lesiones permanentes e incluso fatales durante la práctica, por los siguientes motivos: 

    1. Sostienes una en cada mano, y cuando trabajas de esta manera corres un riesgo mayor de lesionarte que cuando empuñas una sólo. Tu mente, en esencia, debe estar al mismo tiempo en dos lugares.       

   2. A diferencia de otras armas de Kobu-Do, los KAMAN-TI están afiladas como hojas de afeitar y pueden producir cortes graves al moverlas con máxima fuerza y velocidad.

Además, la mayoría de los practicantes serios de Kobu-Do usan solamente cuchillas auténticas, no con falso filo o de madera. El realismo es esencial para obtener la sensación del arma.

  3. Las técnicas para cambiar el sentido del agarre y las técnicas de movimientos amplios oscilantes al usar el Kaman-Ti son especialmente peligrosas.

  4. Como se utilizan de a pares, los Kaman-Ti son muy peligrosos incluso para el que los maneja, ya que sus movimientos por lo general no son simétricos (distintos movimientos con ambas manos a la vez: bloqueos superiores e inferiores, izquierdos y derechos, uno con cada mano, etcétera).

Además, hay muchos movimientos de bloqueo en donde el Kaman-Ti pasa cerca del cuello o de la cabeza del que lo maneja, por zonas en donde se encuentran las grandes arterias, en donde un pequeño corte con uno de sus filos, sería una muerte segura en contados segundos...

  

 Sensei Javier A. F. Machado, 4º Dan

 Autor:

KARATE-DO Y KOBU-DO

SHITO RYU KEN SHIN KAI

Afiliado a la W.O.K.S.F. (World Okinawan Karate-Do Shobukai Federation)

y a la I.K.A. (International Karate-Do Association)

Sensei Javier A. F. Machado – 3° Dan

E-Mail: machadojavier@yahoo.com.ar

Página Web: www.machadojavier.turincon.com

Volver