El Karate, mucho más que un deporte
EL KARATE: MUCHO MÁS QUE UN DEPORTE

El Karate como deporte es un excelente sistema de educación física, porque pone en funcionamiento todos los sistemas de cuerpo humano, favoreciendo y potenciando el buen funcionamiento y desarrollo de las facultades físicas, como la estabilidad y equilibrio, la elasticidad, coordinación, velocidad, potencia, etc. Con lo cual se consigue una actividad muy completa e idónea para el desarrollo físico de la persona. El Karate además trabaja simétricamente el cuerpo, cosa imprescindible para desarrollar las facultades de ambos lados (derecha e izquierda).

El Karate tiene también otros objetivos, en el caso de los niños, es muy importante como complemento y ayuda en sus estudios escolares, pues enseña y entrena la concentración mental y disciplina, de considerable importancia en cualquier faceta de la vida.

Asimismo esta actividad aleja a la juventud de las malas costumbres y vicios, drogas, delincuencia..., etc.. Poniendo a la persona en el buen camino en la época crucial de su vida, cuando está desarrollando su personalidad y educación.

Por otra parte es muy interesante la canalización de la agresividad que el Karate realiza en la persona, y en el niño especialmente. Inevitablemente todos llevamos la agresividad en nuestro interior, por ella misma no es mala. El problema es la mala canalización, es decir, cuando se exterioriza descontroladamente, la mayoría de las veces sin ningún sentido, siendo entonces cuando puede convertirse en violencia.

El Karate nos ayuda a evitar todo esto, ensañando a la persona a controlar la agresividad y a no tener la necesidad de ponerse a prueba con sigo mismo.

El Karate enseña a sus alumnos de forma básica y principal el respeto mutuo, y el respeto hacia los demás, todo y cada uno puede tener sus ideas propias y deferente creencias.

Por todo ello es muy importante el respeto, la tolerancia y la comprensión, la colaboración y entendimiento en este mundo más adverso y complicado.

El Karate es a más un excelente medio de defensa personal, en especial para niños y mujeres que siendo quizás los más débiles físicamente, pueden ser presa fácil para los delincuentes. Mejor nunca se tenga que utilizar la defensa, pero si desgraciadamente nos vemos envueltos en algún caso crítico, no dudaríamos en actuar.

Podríamos seguir anotando y realzando las aportaciones y beneficios del Karate, pero el prestigio de médicos, entrenadores, educadores y tantos otros profesionales dedicados a la investigación y a la docencia, que avalan los hechos, evidentemente queda patente que el Karate es mucho más que un deporte

Artículo extraído del Grupo Martial Arts USA

Volver