Modelando al estudiante de Artes Marciales

MODELANDO AL ESTUDIANTE DE ARTES MARCIALES

Durante mis comienzos como estudiante de Artes Marciales había una serie de cosas que me inquietaban. Nunca pude entender el "por qué" de tantas "pruebas" a un estudiante según las formas y maneras de las Artes tradicionales. Igualmente tampoco podía entender el por qué los antiguos Maestros de Artes Marciales pasaban su conocimiento con tanto cuidado y afán. He conocido a instructores de alto calibre y hombres que han renunciado a enseñar todo lo que sabían. De hecho algunas veces, se llevaban con ellos hasta el 60% de su experiencia. El conocimiento, como todos sabemos, es poder, y el poder debe ser pasado de forma discriminada. Pues con el poder, sea físico o político, vienen responsabilidades.

Ahora puedo entender el porqué la disciplina y el respeto han jugado un papel tan importante en el desarrollo de un estudiante de Artes Marciales. Debe ser disciplinado desde el principio. Como un árbol joven deberá ser moldeado y enderezado desde el principio de su entrenamiento como un artista marcial. Es muchísimo más difícil remodelar o reestructurar una vez que el artista marcial ha alcanzado su madurez.

Muchos instructores de Artes Marciales me han dicho que dando el conocimiento demasiado rápido a los estudiantes uno tiende a estropearles y que si se les da el conocimiento de forma muy lenta se tiende a aburrirles. Muchos instructores suelen probar a sus estudiantes durante un largo período de tiempo. De esta forma, el conocimiento es pasado a la manos apropiadas. Si hablamos con muchos instructores de hoy día, nos hablarán de separaciones y problemas entre diferentes estudiantes de hoy día, nos hablarán de separaciones y problemas entre diferentes escuelas y organizaciones de Artes Marciales. Es un infortunio que cada escuela, organización, estilo o club de Artes Marciales tenga algún tipo de problemas y separaciones entre sus más avanzados estudiantes. Este tipo de "roturas" o separaciones han ocurrido igualmente entre estudiantes antiguos y sus instructores. Esto puede causar un gran dolor y preocupaciones. La lealtad y una mente abierta son cualidades muy raras de encontrar. El desarrollo de un estudiante de artes marciales es un "arte" en sí mismo. Es una calle "de doble dirección" en las Artes. Los buenos instructores producen buenos estudiantes, y los buenos estudiantes producen buenos instructores. El problema viene cuando un buen estudiante intenta ponerse por encima de otro buen estudiante para obtener mayor atención por parte de su instructor para obtener más conocimiento, un "status" mejor y un rango o nivel dentro de la organización. Muchos tipos de celos pueden dar lugar dentro de una organización o escuela. Algunas veces estos problemas aparecen debido a que ciertos estudiantes desean notoriedad, algunas veces porque hay un desacuerdo sobre el material y las técnicas o la progresión de este material y estas técnicas.

Siempre existe una posibilidad de que un desacuerdo desemboque en un conflicto personal. Un "hueco" se produce y la disensión aparece. Existen diferentes maneras para mantener el problema bajo control. Los instructores se deben dar cuenta de que cada persona tiene "su camino hacia la verdad". Lo que ocurre puede ser observado desde un punto de vista más "alto" si somos capaces de ver la belleza de cada "camino". Como afirmó una vez Bruce Lee: "Un profesor es un guía tan solo, alguien que te apunta el camino hacia la verdad". Me he dado cuenta de que mis estudiantes nunca son realmente "mis" estudiantes. No les poseo y nunca he querido que fueran como yo en términos de tecnología y conceptos. Pero me gustaría que siguieran mi filosofía de amor, respeto, ética correcta, conducta y disciplina. Mi idea de lo que constituye un buen profesor viene de los escritos de Kahlil Gibran en el libro "El Profeta":

"Ningún hombre puede revelarte nada, tan solo aquello que se encuentra a medio dormir en el alba de tu conocimiento.

El profesor que anda en las sombras del Templo, entre sus seguidores, no da su sabiduría sino su fe y su cariño.

Si es verdaderamente sabio no te pide que entres en la casa de su sabiduría, sino que más bien te lleva al umbral de tu mente. Porque la "visión de un hombre no presta sus alas a otro hombre".

Incluso cuando uno de Vds., permanece solo en el conocimiento de Dios, deben cada uno estar a solas con su propio conocimiento de Dios y su entendimiento de la Tierra".

En el entrenamiento de Artes Marciales uno debe guiar a los estudiantes a que piensen por sí mismos. Dejarles expresarse a sí mismos, dejarles encontrar "las respuestas" por ellos mismos. La expresión de uno mismo es el "arte" dentro de unas pautas correctas. 

Un profesor de Artes Marciales es un líder. Bruce Lee me introdujo a un libro llamado "El Camino de Vida", según Lao Tzu.

El libro contiene una de mis notas favoritas, por qué identifica lo que para mí debe ser la filosofía de las Artes Marciales. Personalmente he intentado seguir esto como una guía:

"Un líder es el mejor cuando la gente raramente sabe que obedece y le aclama, mucho peor cuando le desprecian".

"Honra a la gente y ellos te honrarán a ti"; un buen profesor, que habla poco, cuando su trabajo ha sido realizado y sus fines alcanzados, ellos gritarán. "Lo hicimos nosotros mismos".

Yo deseo que mis estudiantes digan:" nos desarrollamos nosotros mismos". Al mismo tiempo deseo que su agradecimiento se deba respetuosamente a todos sus instructores de artes marciales anteriores a mí. En esencia, mis estudiantes son mis hijos en las Artes Marciales. Kahlil Gibran lo podía haber expresado mucho mejor:

"Tus hijos no son tus hijos. Son hijos e hijas de la vida por sí mismos.

Vienen a través de ti, pero no de ti.

Y aunque están contigo no te pertenecen.

Puedes darles tu amor, pero no tus pensamientos, por qué ellos tienen los suyos propios.

Puedes dar morada a su cuerpo, pero no a sus almas, porque sus almas moran en la casa del mañana, la cual tú no puedes visitar, ni tan siquiera en tus sueños.

Puedes intentar ser como ellos, pero no busques que ellos sean como tú.

La vida no va hacia atrás, no se retrasa con el ayer.

Tú eres el arco del cual, tus hijos son flechas vivientes que salen disparados hacia el futuro.

El arquero busca la marca en el sendero de lo infinito y, te dobla con Su poder de forma que SUS flechas puedan viajar suavemente y llegar lejos.

Deja que tu "doblez" en manos del arquero sea para regocijo; Porque incluso cuando EL ama la flecha que vuela, igualmente ama el arco que permanece inmóvil".

Autor: DAN INOSANTO

Publicado: SENSEI

Jeet Kune Do

Busca en éste Portal

   powered byFreefind