Bruce Lee, los años de Oakland (2)

BRUCE LEE, LOS AÑOS DE OAKLAND (2)

El largo viaje en el Ford negro de 1957 le pareció corto a Lee, incluso aunque le llevara ocho horas el viajar desde Seattle a Oakland. Éste era el primer viaje largo que Bruce intentaba hacer en su vida, y era un verdadero desafío. Nunca había usado los mapas de carreteras y temía verse perdido en algún pequeño pueblo situado en algún sitio a lo largo de la costa. Cada estación de gasolina en la que se paraba, no era sólo para repostar, sino para echar un vistazo a las instrucciones del mapa.

Fue con alivio que Bruce entró finalmente en el camino a la residencia de James Yimm Lee. Había un incierto aire de anticipación cuando subió las escaleras y llamó a la puerta. Inmediatamente fue afectuosamente recibido por James, quien le introdujo en la casa. Después de que la esposa de James, Katherine, sirviera a éste y a Bruce una copa de té, James llevó la conversación al campo de las artes marciales.

El primer tópico de la conversación trató sobre el encuentro que Bruce tuvo con un instructor de Judo de Alameda (California), cuando éste viajó a Seattle, James sugirió llamar a Wally e informarle de que Bruce estaba en Oakland. Bruce estaba asombrado del recibimiento que le estaba haciendo aquel caballero, que conoció momentáneamente durante una clase de cha-cha-cha, unos tres años atrás.

No pudo hacer nada para no oír a James decir a Wally: "¿Recuerdas aquél practicante de Kung Fu que se llamaba Bruce Lee y era de Seattle? Bueno, pues está aquí, en mi casa. Planeamos intercambiar algo de Kung Fu y conocernos mejor". James acabó la conversación diciendo a Wally que le irían a visitar un poco más tarde.

James se ofreció mostrar y explicar a Bruce sus proyectos relacionados con las artes marciales. Bruce se asombró y se quedó estupefacto por el equipo de entrenamiento que el mismo James había creado y construido. El garaje estaba lleno de aparatos metálicos para golpear con los brazos y las piernas. James los había diseñado utilizando sus conocimientos como soldador. Aunque algunos estaban sólo en sus primeras fases de construcción, Bruce se percató de que James estaba muy avanzado para su época. Prácticamente casi todos los aparatos imaginables con muelles y placas estaban firmemente asegurados a las paredes del garaje, en donde James daba sus clases de "Siu Lum Kung Fu". Incluso en Hong Kong, en donde Bruce estuvo rodeado de diferentes equipos de entrenamiento, nunca vio semejante derroche de inteligencia puesta al servicio de las Artes y sus métodos de trabajo.

James dio una completa demostración a Bruce de la utilidad de cada uno de los aparatos. Posteriormente, Bruce probó sus técnicas en el equipo de entrenamiento. Incluso después del largo viaje que había hecho, Bruce mostró una abundante energía en su ejecución. Cada vez que golpeaba un aparato, toda la casa parecía temblar. La personalidad curiosa e inquieta de Bruce, le llevó a pensar sobre nuevas variaciones en el equipo. Bruce estaba impresionado con el conocimiento sobre física, mecánica, etc., que James poseía, y por su habilidad para diseñar unos equipos de entrenamiento que, sin lugar a dudas, podían elevar el nivel de cualquier artista marcial.

Después de esta esporádica sesión de entrenamiento, James y Bruce tomaron el auto para ir a la escuela de Wally Jay. El resto de aquella tarde se pasó intercambiando opiniones sobre los significados más profundos de las artes marciales. Bruce demostró algunas de las aplicaciones prácticas que él enseñaba en su "Kwoon", en Seattle. Tanto Wally como James quedaron impresionados por la potencia y la velocidad que Bruce inyectaba a sus técnicas directas y funcionales de defensa y ataque.

Posteriormente regresaron a la casa de James, en donde se le mostró a Bruce su dormitorio y ciertas explicaciones de la casa, con el fin de que se pudiera sentir en su casa. La mayor parte del día siguiente, sábado, la pasaron discutiendo principios y conceptos de los estilos "Siu Lum" y "Wing Chun". Bruce descubrió aquel día que James estaba profundamente envuelto con la preparación física, y especialmente con el uso de pesas y el culturismo.

Bruce se quedó perplejo al ver a un hombre de la estatura de James, con un físico tan desarrollado como lo tenía, especialmente al saber que le doblaba la edad. Bruce le pidió a James que le diera una serie de consejos para mejorar su desarrollo corporal. La parte final del día la pasaron diseñando James un programa que Bruce pudiera seguir cuando volviera a Seattle. A cambio de su conocimiento en culturismo, Bruce estuvo contento de compartir con James las técnicas de "Chi Sao" y algunas cosas básicas del estilo Wing  Chun, por lo cual James se sintió profundamente agradecido.

La totalidad del domingo se pasó intercambiando conocimiento sobre culturismo y artes marciales. Cuando el fin de semana tocaba a su fin, Bruce se dio cuenta de que había sido mucho más excitante de lo que él en un principio había pensado. Los amigos e intercambios que había obtenido eran un signo seguro de que su viaje no había sido en vano. Bruce prometió a James que volvería a Oakland a la primera oportunidad que tuviera.

Una vez regresado a Seattle, Bruce se inscribió para el tercer año en la Universidad de Washington. Había pensado mucho en la posibilidad de salir licenciado en filosofía de la Universidad. Creía que una licenciatura de este tipo podría encajar muy bien con sus conocimientos de artes marciales. La filosofía china, aunque diferente de las enseñanzas occidentales, parecía encajar muy bien con el entendimiento de Bruce por ambos mundos. Parecía que Bruce poseía la habilidad para usar ambas filosofías de forma integrada, con el fin de amoldarlas a sus propias necesidades.

Una noche, Bruce recibió una llamada de James Lee, quien le insistió en que viniera al área de la bahía tan pronto le fura posible con el fin de trabajar en unos detalles sobre el libro en el que estaban colaborando juntos. Bruce viajó en su coche de nuevo hacia Oakland, después del fin de semana del día de Acción de Gracias. James había invitado a su íntimo amigo y artista marcial para que conociera a Bruce; su nombre era Ralph Castro. Éste poseía una escuela de Kenpo en San Francisco, trajo con él a un amigo e instructor de Kenpo llamado Ed Parker, quien tenía otra escuela de Kenpo en Pasadena, California.

James mencionó que Parker había organizado recientemente los primeros Campeonatos Internacionales de Karate, en Long Beach, y  que junto con Castro era uno de los máximos exponentes del Kenpo en los EE.UU. Bruce estaba muy interesado en saber dónde habían aprendido el arte del Kenpo, a lo cual Castro le contestó que había estudiado con diferentes instructores en Hawai, pero que consideraban a William K.S. Chow su principal instructor.

James se sentó y escuchó a Bruce, Ed y Ralph discutir similaridades en los orígenes históricos y aspectos filosóficos de sus artes. aunque Bruce era algo defensivo por naturaleza, especialmente cuando conocía a artistas marciales de otros estilos por primera vez, se empezó a relajar según avanzaba la noche. Se dio cuenta de que no había razón para estar a la defensiva. La idea principal de sus viajes a Oakland era encontrar a otros artistas marciales que quisieran compartir el conocimiento que habían adquirido durante años.

James presionó a Bruce para que éste mostrara algo de su habilidad golpeando al aire simplemente. Bruce comenzó a lanzar puñetazos y contraataques simultaneando maniobras de pateo a nivel bajo en medio de las secuencias.

Tanto Parker como Castro se dieron cuenta de la habilidad excepcional de aquel practicante de Kung Fu.

Parker observó las relampagueantes combinaciones de defensa y ataque, y no pudo dejar de afirmar lo extraordinario que era Bruce usando el movimiento de "pegarse" a las manos. Ésta es una habilidad que muy pocos artistas marciales tenían, y tienen, incluso después de muchos años de entrenamiento intensivo bajo la guía de un experto. Parker comentó que la interacción de las manos izquierda y derecha contenía movimientos suaves pero firmes, al tiempo que engañosos, que formaban una unidad con el movimiento del cuerpo. Incluso, aunque Bruce estaba ejecutando sus técnicas al aire, sin nadie que obstruyera la fluidez del movimiento, tanto Parker como Castro se dieron cuenta de que si alguien hubiera lanzado un puñetazo o una serie de ellos en la dirección de Lee, éstos hubieran sido inmediatamente neutralizados.

Después de unos 30 minutos de mostrar sus técnicas, Bruce sugirió ir al "chinatown" a cenar todos juntos. En el restaurante, Bruce avivó la atmósfera contando unos chistes. La conversación pronto giró otra vez hacia las artes marciales, participando todos cuando la conversación versó sobre los estilos "duros" y "suaves". Después de aquello, Castro invitó a bruce a su escuela, en san Francisco.

En unos 20 minutos llegaron a la escuela de Kenpo-Karate de Ralph Castro. Los ojos de Bruce rápidamente se dirigieron a las diversas facilidades de práctica que ofrecía el lugar. Estaba impresionado por lo simple y limpio que estaba todo en la escuela. Castro Había trabajado duro para presentar las artes marciales de una forma digna y profesional. Bruce se sintió especialmente atraído por el credo situado debajo de la bandera americana. Decía: "Vengo a ti tan sólo por el Karate, las manos vacías. No tengo armas, pero si me veo forzado a defenderme a mí mismo, mis principios o mi honor, en un caso de vida o muerte, del bien o el mal, entonces aquí están mis armas; el Karate, mis manos vacias. Castro comentó que Parker lo había escrito en marzo de 1957.

Bruce no había visto mucho de los aspectos prácticos del Kenpo y permanecía curioso de cómo podía ser si  se comparara con las técnicas que él había demostrado previamente a Parker y Castro. Bruce pidió a Castro si le podía mostrar algunas de las técnicas de defensa personal que el Kenpo ofrecía. Tanto Castro como Parker aceptaron gustosos, ejecutando algunas maniobras de bloqueos circulares en corto y  contraatacando con puñetazos en línea recta.

Después de la demostración, Bruce estaba deseoso de probar algunas de sus técnicas contra Parker o Castro. A bruce le gustaba usar el golpe de revés con nudillos, el cual era muy difícil de defender. Por ello, estaba ansioso de ver cómo estos dos estilistas del Kenpo se podrían defender contra él.

De una forma amistosa, Bruce preguntó a Ralph cómo se defendería contra el golpe de nudillos en revés lanzado en línea recta hacia la cara. Castro contestó: "¿Te gustaría verlo?". Bruce se situó directamente enfrente de Ralph, Castro dijo: "Listo. Cuando tú lo estés".

Bruce "explotó" frontalmente con un golpe de revés a la sien de Castro. antes de que el golpe pudiera alcanzar el blanco, Ralph se había desplazado ligeramente hacia un lado, había movido su cuerpo y cabeza de la línea de fuego y golpeado a Lee con otro golpe de revés.

Bruce exclamó inmediatamente "¡Hey, es la primera vez que alguien ha bloqueado mi golpe de revés!". 

Castro sonrió y dijo que: "... como tú has determinado el tipo de técnica, la distancia y el momento en que la técnica iba a ser ejecutada, no tuve otra elección que hacer las cosas como le he hecho".

Tanto James como Ed pensaron que ambos estaban intentando decir lo mínimo al respecto, aumentando el respeto mutuo de Ralp y Bruce por la habilidad marcial de ambos.

A la mañana siguiente, y después de trabajar con James en el libro, Bruce decidió que era el momento oportuno para dar a su anfitrión instrucción en el arte del Wing Chun. En el corto período de tiempo de una hora y diez minutos, James aprendió completamente "Siu Lim Tao"; la primera forma del estilo "Wing Chun". Esta forma contiene todas las técnicas y conocimientos necesarios para proteger la línea central y utilizar la economía de movimiento en defensa y ataque, Bruce enfatizó a James que tenía que practicar los movimientos todos los días hasta que llegaran a ser automáticos.

Después del entrenamiento, James dio a Bruce alguna información acerca de los métodos de rompimientos de la palma de hierro por los cuales se había interesado con anterioridad.

Después de ser testigo de una serie de rompimientos por parte de James sobre maderas y ladrillos, sin daño aparente en sus manos, Bruce decidió dominar aquel método.

El viaje de vuelta a Seattle fue algo cansado, pero Bruce tuvo tiempo para pensar en los planes que tenía para el futuro. Estaba bastante contento por la creciente amistad  con James y deseoso de contar a sus estudiantes todo lo que había ocurrido durante aquel fin de semana.

Tan sólo una semana después de su viaje a Oakland, bruce recibió una llamada de James, Bruce sintió una urgencia en la voz de su amigo. James estaba realmente serio y con determinación respecto al nuevo estilo de Kung Fu que Bruce le estaba enseñando, que quería viajar a Seattle para entrenar. James preparó todo para la semana siguiente viajar y para permanecer dos semanas con Lee. Nada más llegar, Bruce le enseñó las dos formas siguientes a la ya conocida por James, "Siu Lim Tao". La segunda forma era conocida como "Chum Kiu", con la cual James aprendió maniobras defensivas y técnicas de acercamiento. La tercera forma fue "Bill Gee" ("dedos voladores/penetrantes"). Las tres formas completaban los aspectos de mano vacía del arte del Wing Chun y James se sintió contento de su progreso en el corto tiempo que había permanecido en Seattle.

James regresó a Oakland, pero Bruce iría allí para entrenar con él durante las vacaciones de Navidad. las tres semanas y media que bruce planeaba estar con James sería el período de tiempo más largo que había estado fuera de Seattle desde su llegada a los EE.UU. Por ello, Bruce planeaba hacer el mejor uso de cada hora de aquellas vacaciones. Aunque James tenía que trabajar de lunes a viernes, Bruce pensó que podía entrenar particularmente sus propias técnicas, y entrenar con las pesas, pues James poseía un juego completo de ellas. Los proyectos de visitar a algunos de sus nuevos amigos como Ed  Parker, Wally Hay y Talph Castro eran ideas muy atrayentes para Bruce. Antes de comer cada día, Bruce entrenaba en el garaje. Le gustaba entrenar hasta comprobar que su energía había disminuido. Odiaba sentirse lleno de comida, pues con el riguroso régimen de entrenamiento que tenía, eso solamente podría hacerle sentir "pesado". Opinaba que la mayoría de la energía podía ser utilizada y extraída cuando el cuerpo estaba operando con el mínimo de reservas.

Varios días a la semana, después de haber terminado su entrenamiento, podía ir a la Escuela de Judo y Jujitsu de Wally Jay en Alameda, California. Wally estaba siempre complacido de ver a Bruce y ambos podían pasar horas tan sólo hablando de artes marciales. Bruce estaba intrigado con la teoría del "círculo pequeño" que Wally había desarrollado hacía algún tiempo, deseando aprender de ellas tanto como fuera posible. 

En los días alternos Bruce podía bajar hasta el puente de San Francisco para visitar a Ralph Castro en su escuela de Kenpo-Karate. Bruce estaba muy impresionado por las formas lógicas en las que Castro ponía su arte en perspectiva. Podían conversar de artes marciales durante horas y, sin importar si estaban de acuerdo o no en un punto específico, nunca se sentían ofendidos por las interpretaciones del otro. Para ambos, las artes marciales eran una ciencia completa que contenía todos los aspectos de la vida, pudiendo explicar cada situación a través de un razonamiento propio.

Bruce pasó la mayoría de las noches de los lunes, miércoles y viernes con James, refinando las técnicas que la había enseñado en Seattle e introduciéndole en los niveles más avanzados del entrenamiento del Chi-Sao. Bruce estaba esperando el día en que James pudiera aplicar las técnicas a ojo cerrado y, al tiempo que éste asimilaba el conocimiento , ese momento no estaba muy lejos.

Los martes y jueves por la noche, Bruce observaba a James dar las clases en su garaje. Bruce estaba contento de ver como James incorporaba algunos principios y técnicas que ambos habían desarrollado durante las semanas pasadas. Era como si una metamorfosis estuviera tomando lugar enfrente de sus ojos. Las tres semanas y media de vacaciones de Navidad pasaron rápidamente y Bruce regresó a Seattle para cuidar de su grupo de alumnos y de sus estudios académicos en la Universidad. En marzo de 1963, el "Kwoon" experimentó un crecimiento en alumnos. El asistente de Bruce, Taky Kimura, asumió más responsabilidad al introducir a los nuevos al régimen de las clases. Bruce estaba enseñando mayormente las clases de avanzados. Bruce creía que los principiantes deberían ser diestros en las técnicas fundamentales y no ser expuestos a movimientos más avanzados hasta que alcanzaran el punto en donde su comprensión mental era igual al de su habilidad física.

Un viernes por la noche, en el "Kwoon", Bruce recibió una llamada urgente de James, quien le pedía que bajara a la bahía para hacer unas correcciones finales en el libro. Bruce llegó a Oakland en la mañana siguiente, y la pareja no perdió el tiempo yendo directamente a trabajar en el manuscrito. Más tarde, en la misma noche, Bruce reveló un secreto a James. Comenzó a explicarle que tenía planes para, extender el "Jun Fan Gung Fu Club", en California. Bruce pensaba que California era el lugar en donde nacían las ideas más innovadoras y quería estar allí. James se sentó silenciosamente por unos minutos escuchado la información que bruce le estaba dando. Entonces y con voz calmada preguntó: "Bruce, ¿Dónde encajo yo en esto?". Una amplia sonrisa cruzó la cara de Bruce cuando dijo: "Quiero que seas el instructor jefe del "Jun Fan Gung Fu Institute", en Oakland. Ahí es donde encajas". James se dio cuenta de que Bruce había estado pensando muy seriamente al respecto. Cuando finalmente pudo articular palabra, dijo: "Creo que la idea es magnífica y me encantaría formar parte de algo con semejante potencial. ¿Cuándo empezamos?"

"¡Ahora mismo!", contestó Bruce.

Autor: GREGLON LEE Y SID CAMPBELL

Publicado: SENSEI

Jeet Kune Do

Busca en éste Portal

   powered byFreefind