Thailandia, el Muay Thai

THAILANDIA: EL MUAY THAI

Si hay algún deporte nacional en Thailandia, ese es sin duda el MUAY THAY o Boxeo Thailandés; son varias las veces que he estado en Thailandia y siempre con el motivo de perfeccionarme en este noble arte marcial; al preguntarme los nativos cuál era el motico de mi estancia en Thailandia yo respondía "entrenar en algún campo de Muay Thai", entonces podía ver rápidamente un positivo cambio de expresión en sus caras así como gestos de admiración e incredulidad, y muchas veces me citaban de corrido nombres de grandes campeones de Boxeo Thai; esto me sucedió hablando tanto con hombres como mujeres, de diferentes provincias, edades y profesiones. No hay duda, el Muay Thai es el deporte más popular de Thailandia.

Su larga docena de revistas y publicaciones especializadas en el tema, tanto de Muay Thai como de Boxeo inglés, y su aparición semanal en la televisión (son famosas las emisiones dominicales al mediodía y a la noche en el canal 7), confirman la popularidad de este deporte en Thailandia. Por otro lado es corriente que haya estadios de boxeo en todas las grandes ciudades y pequeños estadios, con competiciones semanales en multitud de pequeñas poblaciones.

Los mejores luchadores se encuentran en la capital, al igual que los grandes estadios y las mejores bolsas y contratos, así como los mejores managers y promotores avispados con un gran sentido del negocio y del espectáculo. Por otra parte, es frecuente que un manager de la capital tenga, por así llamarlo, un gimnasio allí y otros más pequeños fuera de la capital a modo de vivero o cantera de futuros luchadores, sólo los mejores recalan en Bangkok. También es corriente que un manager compre, mejor sería decir ficha, a un buen luchador de provincias para su gimnasio en Bangkok, así mismo, se da el caso de que un gimnasio entrene a un lachador que tenga un manager de otro gimnasio distinto, como ocurre con el célebre Lakchart.

Los gimnasios, o mejor dicho, los campos de entrenamiento están ubicados en diferentes lugares, a cual más curioso para la mentalidad europea, por ejemplo en un patio o en un antiguo jardín, o bien en un bello chalet, etc. parece como si cualquier mínimo espacio pudiera ser utilizado como gimnasio, eso sí, en la mayoría de los buenos no falta un ring de entrenamiento.

Las condiciones higiénicas de los mismos no son precisamente las más adecuadas y reina la funcionalidad sobre la estética, no obstante cumple de sobra el cometido para el que han sido creados. Es importante señalar que la mayoría de los luchadores, viven, comen, y duermen en el gimnasio, que se convierte en su casa hasta el término de su actividad deportiva. Se entrena por lo general siete días sobre siete, aunque los más veteranos del gimnasio tengan más facilidad para salir del mismo y tienen algún que otro día libre.

El gimnasio más grande y mejor dotado es el SITYODTONG, que no se encuentra en la capital, aunque su vida está orientada totalmente hacia ésta. Otros nombres de gimnasios conocidos son duangpraserdee, Pechmuangtrad, Hocky Gym y Myangsurin Camp.

Estos gimnasios son dirigidos por un manager que invierte su dinero en él, acarreando con los gastos del mismo, como puede ser la manutención de los luchadores, la compra del material y la contratación de entrenadores. El dinero entra en el gimnasio por medios de los combates realizados cada poco tiempo por los luchadores, verdaderos profesionales, a pesar de su corta edad.

Los promotores de los grandes estadios entran rápidamente en contacto con los managers, ya que en Bangkok los combates son a diario. Otra vía distinta de ingresos son las apuestas, que los propios managers hacen sobre sus pupilos. Es destacable que los managers ejercen algo así como un padrinazgo sobre los boxeadores, siendo a la vez jefes y tutores de estos, que le tratan con verdadero y sano respeto. El manager es también el responsable de guardar la parte correspondiente de dinero ganada por cada boxeador, que en algunas ocasiones lo recibe terminada su trayectoria deportiva. Son muy conocidos los managers SOMCNAI, TONG o el capitán Noris, éste último manager del famoso Attapong.

Todo este potencial humano, más de 100.000 competidores en Thailandia, se canaliza hacia dos grandes estadios de Bankok, el LUMPINI STADIUM, que es el de mayor solera, y el FAJDAMNERM STADIUM, que es algo así como la Meca de los luchadores thai. Estos estadios están dirigidos por un presidente que proviene del ejército, la policía o la Administración y está asesorado por varios directores y por un manager general, en la actualidad el de Rajdamnern Stadium es el Sr. Montri Mongkolsawat. Debajo en el escalafón están los promotores, que no son siempre los mismos ya que deben demostrar su eficacia a la hora de componer los carteles de los combates y lograr una mayor afluencia de público. Por otra parte, se trata de una profesión altamente rentable en el terreno económico y cuando les toca organizar un combate son los verdaderos responsables de los estadios. toda esta organización y jerarquía está encuadrada en la Thailand Boxing Commission, que es la organización que vela por el buen funcionamiento de este deporte en Thailandia.

De los dos grandes estadios mencionados es LUMPINI STADIUM, el más viejo, está hecho en madera y posiblemente es el de más y mejor ambiente. RAJDAMNERN STADIUM, es el más moderno (1951), es más grande que Lumpini y rivaliza con éste en la programación semanal ofreciendo combates cuatro días a la semana y Lumpini tres días. En ambos estadios se realizan combates tanto de Muya Thai como de boxeo inglés, gozando ambos estadios de sus campeones oficiales en ambas modalidades deportivas. De esta manera cuando los boxeadores hablan de sus campeonatos obtenidos no dicen que fueron o son campeones de Thailandia, sino de tal o cual estadio, por ejemplo "Campeón de Lumpini Stadium, en la categoría de 58 kg". También es frecuente que un competidor sea campeón de ambos estadios a la vez, o que lo sea, por ejemplo, tres veces de un estadio y una vez del otro. Es raro el caso de un competidor que sea más de cinco veces ganador de ambos estadios juntos, sólo los privilegiados como pueden ser CHAMOPET o KONTORANEE PAYAKARUM, ni siquiera los nombres míticos como SAMART o DIESEL NOI han podido conseguir ese número de victorias. Ambos estadios conceden diferentes y preciosos cinturones a sus campeones respectivos, que a su vez son los distintivos públicos de dichos estadios.

Esta aparente dualidad en el Muay Thai en Thailandia no es tal, ya que ambos estadios se suceden en perfecta armonía en sus programas y todos los luchadores pueden pelear en ambos. Se puede deir que esta dualidad corresponde a motivos económicos, es más rentable que haya dos campeones de una misma categoría ya que da más juego a las apuestas y más posibilidad a los luchadores y es probable la realización de un supercombate entre los campeones de ambos estadios.

Parte integrante e importante en lo que es el entramado social del Muay Thai son las apuestas y los apostadores, estos son más del 50% del público en un día normal de competición. Realizan sus operaciones con significativos movimientos de los dedos y las manos, muchas veces, el mismo manager o los allegados a éste, familia o amigos, son los que apuestan por los boxeadores.

Para terminar, citaremos someramente la parte más importante de este deporte: EL LUCHADOR. El boxeador Thai se caracteriza por un elevado nivel técnico y una mayor todavía, capacidad de sufrimiento en el ring. Vive en el gimnasio, suele entrenar diariamente 6 horas, pero este entrenamiento no es intenso, ni mucho menos, es muy llevadero y asequible; realmente se prepara a fondo sólo antes de un combate, mientras tanto realizan una labor de mantenimiento físico y técnico. Para terminar querría indicar que terminan su vida deportiva a corta edad, 24 ó 25 años, pero no por lo que he oído decir varias veces a personas que no conocen sobre el tema, diciendo que es porque acaban sonados o rotos por los golpes. La realidad es que a esa edad más o menos, la mayoría buscan otras perspectivas en la vida, como casarse, o trabajar en otra cosa o volver a su lugar de origen. Es fácil que cuando lleguen a esa edad lleven más de cien combates y entrenar 6 horas diarias durante varios años, sin apenas otras salidas que ir a los combates, puede con cualquiera. He podido ver a grandes campeones dominados no por los golpes de los contrarios, sino por cosas más fuertes como el aburrimiento y la monotonía.

Así mismo, es norma, por lo menos en Bangkok, que los boxeadores que no tienen una media notable de victorias son devueltos a su lugar de origen o llevados a gimnasios y estadios de menor importancia.

 

Autor: JUAN CARLOS RUÍZ FERNÁNDEZ

Publicado: SENSEI

Página principal

Busca en éste Portal

   powered byFreefind