El Maestro Yoshiho Hirota

UN GRAN MAESTRO HA MUERTO

Sí, ha muerto un gran Maestro de Karate, Ha muerto Yoshiho Hirota, maestro de la Escuela Shito Ryu y máximo representante de la misma en España.

El Maestro Hirota llegó a nuestra patria hace la friolera de casi treinta años, cuando, contando solamente 22 años de edad y con gran fama como competidor deportivo en el Japón, inició sus actividades en la formación de karatekas. El día 22 de Junio de este primer año del nuevo milenio nos ha dejado tras penosa enfermedad con excepcional estoicismo y contra la que luchó sin descanso y sin dejar sitio al desánimo en ningún momento, en una prueba más del espíritu karateka que le embargaba por completo.

El Maestro Hirota nació el 28 de Abril de 1948 en la localidad japonesa de Tochigi y empezó a practicar Karate en la escuela primaria. Karate infantil, naturalmente. Posteriormente, en la Universidad Sofía de Tokio realizó ya estudios superiores de Karate, iniciándose en el estilo Shingi Kai o "Técnica del corazón", que es una rama de la Escuela Shito Ryu. Fue su Maestro entonces el fundador de dicho estilo, Yasue Taiga, así como también el Maestro Kobayashi. Más tarde, afincado ya en Barcelona y cuando la Federación Japonesa de Karate decidió unificar los Katas oficiales, el Maestro Hirota mantuvo diversas entrevistas con el "Soke" (máximo representante) Kenei Mabuni, hijo del "Kaisho" (fundador de la Escuela Shito Ryu) Kenwa Mabuni y también con el Maestro Yasunar Ishimi y se acordó la modificación de los Katas, retornando a los orígenes.

Los realmente extraordinarios conocimientos técnicos del Maestro Hirota han venido siendo confirmados y reforzados con numerosas visitas a Barcelona del Maestro Mabuni, del Maestro Ishimi y de otros numerosos Maestros de la máxima categoría (Nakahashi, Neguichi, Sakumoto, etc.), lo que ha permitido la adquisición de una gran categoría técnica a los discípulos del Maestro, entre los que figuran muchos de elevado rango (cuartos, quintos y sextos danes).

Como hemos dicho en otras ocasiones, existen tres clases de formadores en las artes marciales. Los que podríamos llamar propiamente entrenadores, que se dedican a la formación de competidores para las confrontaciones deportivas; los denominados profesores, que desarrollan su actividad instruyendo técnicamente a sus alumnos. Finalmente existen Maestros, quienes, aparte de la formación deportiva y de la instrucción técnica, son capaces de imbuir en sus discípulos el espíritu y la esencia de las artes marciales. A este último y reducido grupo de Maestros pertenecía el Maestro Hirota. Podemos afirmar que no tenía alumnos, tenía discípulos. Y éstos seguían sus enseñanzas con la fe que inspiraban sus profundos conocimientos y su indiscutible autoridad.

Fue Maestro hasta última hora. Y en esta última hora, previendo su cercano fin, escribió su última voluntad pasando la responsabilidad de sus funciones a su alumno predilecto, al que contaba con toda su confianza y al que consideró idóneo para continuar su labor: a Santiago Cerezo Arias.

El Maestro Cerezo une a sus numerosos éxitos deportivos una experiencia profesional acreditada a través de largos años al frente de diversos gimnasios. Pero particularmente la elección del Maestro Hirota se basó en la profunda asimilación que este discípulo ha mostrado siempre de las enseñanzas por él impartidas.

Sí, con profundo dolor, lamentamos hoy la muerte de nuestro inolvidable Maestro Hirota, volvemos ilusionados nuestra vista hacia su sucesor, convencidos de que la labor del Maestro debe tener su continuación con el trabajo y la dedicación de nuestro nuevo líder. Parodiando la celebérrima frase francesa: " Le roi est mort. Vive le roi ! " hemos de pensar hoy: El Maestro ha muerto ¡ Viva el Maestro !, porque el hombre muere pero la vida sigue.

Descanse en paz nuestro querido Maestro Yoshiho Hirota.

Autor: Hermenegildo Camps

Publicado: El Budoka

Página principal