La espada: el arma de la muerte de Corea

LA ESPADA: EL ARMA DE LA MUERTE DE COREA

Mucho se ha escrito sobre las técnicas, filosofías y tradiciones de las armas cortantes usadas en las artes marciales asiáticas. El arte del Iaido de Japón ha sido explorado en profundidad, tanto en la complejidad de su filosofía como en la simplicidad de sus técnicas. Las espadas y técnicas Chinas han sido igualmente muy investigadas. Sin embargo muy pocos han mirado seriamente dentro del arte y las técnicas de la espada coreana.

Debido a que Corea está influenciada equitativamente por China y Japón los practicantes coreanos han incorporado las técnicas de espada de sus vecinos dentro de sus métodos. Como resultado las espadas coreanas pueden ser de muchas tallas y formas desde armas con doble filo, hasta de tipo curvo con tan solo un canto.

Estas armas estaban diseñadas estrictamente para el beneficio de las necesidades de sus propietarios. Eran manejadas con una o dos manos dependiendo de la fuerza del usuario, tanto como de la experiencia y de la necesidad inmediata.

Las técnicas básicas de las espadas coreanas eran: tajo recto descendente; cortes laterales, ambos hacia arriba y hacia abajo; cortes en horizontal y punzamientos hacia delante y hacia atrás.

El tipo de corte dependía de la posición de la persona que sujetara la espada en relación a su blanco. Por ejemplo, puesto que el cuello de su oponente es un área muy pequeña y colocada relativamente a una altura alta, sólo un tajo a nivel superior en ángulo podía ser efectivo. Los punzamientos hacia atrás con la espada invertida, eran utilizados para eliminar a los enemigos que atacaban por la espalda.

La efectividad general de las formas o maneras de usar la espada coreana es juzgada por los sonidos que el arma efectúa al cortar el aire. Un silbido fino y rápido indica que la hoja ha sido lanzada para desarrollar la máxima potencia y el tajo más rápido. Si el sonido es pesado, lento y duro, la persona que maneja la espada sabe que el ángulo de este corte es incorrecto o que necesita más velocidad. En los días de guerra con armas, los espadachines coreanos cuenta la leyenda que eran capaces de cortar con suficientemente velocidad y el ángulo correcto hasta el grado de cortar la cabeza del enemigo y todavía dejar intacta la piel de su cuello. La movilidad de la muñeca de un artista marcial decide la precisión y la fuerza de la técnica de la espada. La manera en que la muñeca es colocada y se flexiona depende directamente del tipo de técnica que efectuemos. Por ejemplo, un tajo recto puede requerir una muñeca inflexible en línea recta, mientras que un tajo pequeño de forma circular se puede basar en la rotación del brazo y de la muñeca. Por consiguiente los atributos físicos constituyen una porción de una técnica depurada de usar la espada. Las espadas coreanas se basan igualmente en el entrenamiento y desarrollo interno. El cuerpo del practicante deberá estar estable con el centro del equilibrio en su sitito, más bien que una postura inestable y poco fuerte. Su capacidad mental y Ki (energía interna) deben estar igualmente enfocados y calmados. En el entrenamiento primero deberá desarrollar los aspectos internos de una mente calmada antes de buscar la fuerza los ángulos correctos en las técnicas. La fuerza interna en la práctica de la espada es necesaria puesto que la fuerza externa sola, tan solo produciría una serie de golpes rígidos y tensos. La relajación proveniente del desarrollo del Ki, añade una velocidad y una fuerza de penetración extra a los tajos. La mente del practicante y su cuerpo deben funcionar como una unidad y sólo a través de la meditación y la concentración se puede conseguir esto. Si la mente y el cuerpo se separan, diversos pensamientos podrán interrumpir la velocidad y el poder penetrante del practicante.

La concentración y meditación forman un papel muy importante en el desarrollo del Ki. El artista marcial debe proyectar buenos pensamientos dentro de la espada para hacer que el arma funcione de la forma apropiada. La espada que se usa en Kuk Sool Won está verdaderamente afilada. Si un estudiante practica cuando sus pensamientos no están claros, la espada podrá llegarle a cortar. En el pensamiento lo que hace que la espada refleje buenos o malos pensamientos e incluso errores peligrosos se pueden cometer si el Ki no es el adecuado.

La espada es tratada como a un miembro de la familia marcial. Como un signo de poco respeto no permitirá a nadie incluyéndose a sí mismo que maltrate el arma. Así pues la espada recibe un lugar especial dentro del artista marcial. Cham-Deen Ioo-In un SA-Ram UI Hae Ji An Nun Da es el principio que guía las técnicas de la espada coreana. Su significado es que un verdadero artista marcial no mata a la gente de forma innecesaria, las espadas tienen que ser poseídas por artistas marciales con mente calmada y pura y con una habilidad excelente, este es el principio que se ha mantenido a prueba del tiempo.

Autor: IN HYUK SUH

Publicado: SENSEI

Filosofía