Interculturalidad

Interculturalidad

Diré que expresarse sobre  la interculturalidad ya es complejo, tratar de hacerlo pero  desde una visión emparentada con el Aikido o las Artes Marciales y a su vez,  relacionada con el fenómeno Paz es un desafío mayor.   Sabemos adónde queremos llegar, pero no siempre cómo transmitir, las propuestas, adaptables a cualquier nivel , ofreciendo la posibilidad de profundizar en valores como la educación para la paz, la enseñanza cooperativa, y la curiosidad por otras maneras de ver la vida.

Por lo tanto volvere sobre conceptos del Maestro AMICHI expresados en una audición anterior  Es asi que deberemos  recordar que “el Hemisferio Cerebral Izquierdo, es  racional, analítico, lógico, numérico, lineal y realista. Si se tiene una lesión, en este hemisferio, el hombre suele tener dificultades para leer, escribir, y realizar operaciones aritméticas. “

“Cuando empleamos el Hemisferio Cerebral Derecho, dominamos nuestro propio mundo interior, haciéndonos trascendentes, espirituales y universales. el pensamiento predominante en este hemisferio es intuitivo, sintético, pictórico, imaginativo y holístico.”

“Si una persona tuviese una lesión o herida en este hemisferio podría sufrir una disminución en la visión tridimensional, en el reconocimiento de formas y contornos, en las facultades mentales, en el razonamiento holístico o sea la capacidad de captar la totalidad y la interrelación de las partes.  Ambos hemisferios no son únicamente sectores anatómicos, sino culturales de la persona.”

“Occidente funciona casi exclusivamente valorando el cerebro izquierdo y sus funciones. Es su auténtico ídolo. El hemisferio derecho y su manera de trabajar ha significado, en muchos momentos, una manera marginal o insuficientemente apreciada. “

“Una vez le preguntan a un sacerdote católico que había pasado 30 años en Oriente: ¿Padre, qué le agrada más, Oriente u Occidente? Y el sacerdote contesta: 'Cuando abro los ojos estoy en Occidente, cuando los cierro estoy en Oriente'. “

“Para no caer en la enajenación en que se va sumergiendo paulatinamente, Occidente tendrá que encontrar la manera de utilizar la otra mitad de su cerebro en una forma más profunda y definitiva. Este paso de su cerebro izquierdo a su cerebro derecho es un riesgo no exento de miedos y de recelos, porque es pasar de la mentalidad del 'tener' a la del 'ser'.”

“Oriente ha cultivado en forma más profunda y exclusiva el hemisferio derecho, que es el que lo capacita más para la contemplación, la introspección; para ese proceso misterioso del salirse del mundo exterior para meterse en su mundo interior, es decir, ensimismarse, ir más allá de las formas, de los límites para ponerse consigo mismo de acuerdo, reencontrarse, pensar, meditar, razonar, sacar conclusiones y luego decidir, sin apremios. “

“De todos modos, el cerebro derecho no debe ser observado como una alternativa de reemplazo del izquierdo, sino todo lo contrario, a lo que se apunta es a una integración de todos los niveles de nuestro cerebro. “

“En el cerebro derecho, educación, religiosidad, sociedad, incluso, representan valores distintos a los tradicionales entre nosotros.”

“Cuando se realice la integración a la que todos debemos apuntar, se habrá iniciado una cultura superior y global con superficie y fondo; con conocimiento y con experiencia; con lógica y con intuición; con palabra y con silencio, que dará lugar a la aparición del Hombre Nuevo.”

Cuando una persona en su vida diaria sea capaz de ver y comprender los vínculos invisibles del Universo y de ejecutar las actividades de la vida diaria de una manera naturalmente correcta, le permitirá percibir  la vida que existe en todas las cosas. La mayoría de nosotros pasa por la vida sin descubrir sus vínculos con el Universo, menospreciando la existencia de hechos que ocurren a su alrededor.

En un  último análisis, aprendemos a percibir el orden natural de las cosas. La práctica de un Camino es un microcosmos, un ambiente controlado, donde podemos perfeccionar nuestra 'maquinaria psicocorporal' de forma de comprender la manera naturalmente correcta de ejercer una actividad específica.

El dominio de los principios subyacentes de un arte no es un privilegio exclusivo de las artes Zen, ya que puede ser encontrado también en las actividades artísticas de Occidente.

Se ha comprobado que los músicos y danzarines occidentales, a los cuales se les ha explicado estos conceptos, los comprenden inmediatamente y describen experiencias en que el arte asume el control y ellos actúan sin percibir conscientemente lo que están haciendo.

Para terminar,  dejare para el análisis las palabras de un Maestro de Aikido,  8º Dan NOBOYUSHI TAMURA  quien decía en un Seminario realizado en España:

“A menudo la gente dice:   El Este es el Este, el Oeste es el Oeste   o incluso   El Oriente y el Occidente son dos mundos opuestos  . Es difícil realmente cortar de una manera tan radical.
Puede existir una tendencia más fuerte de un lado como de otro, pero es imposible establecer una diferencia tan neta. No existe ni un Yang ni un Yin absoluto. En el Yang está el Yin y en el Yin está el Yang…
El pensamiento occidental: sistemático, analítico; es claro, fácil de comprender, pero… El pensamiento oriental es muy vasto, global, sintético; no se sabe muy bien por donde comenzar a CONCEBIRLO.
En Occidente, ciencia,   religión,    filosofía,    pertenecen a campos muy distintos; en Oriente constituyen un todo.

Si a pesar de lo expuesto, no comprenden bien lo que hoy quiero decir, no se preocupen,  no rechacen mis propósitos,  guárdenlos en un rincón de vuestro cerebro.   Puede ser que un día, no se cuando, se aclaren.   Es un poco como los huevos, que al incubarlos llegan a ser pollitos”

“Dicen los orientales que hay un tiempo para todas las cosas. En invierno se labra y se abona la tierra siendo preciso esperar a la primavera para ver los primeros brotes, esperar un poco más para las flores y un poco más para los frutos; el tiempo, siempre el tiempo…”

 

 

ALFREDO EIMAN

6° DAN DE JUDO

4° DAN DE JIU JITSU