Defensa personal femenina

DEFENSA PERSONAL FEMENINA

Cada día aumenta el número de mujeres que acuden a los gimnasios para aprender "Defensa Personal".

Hoy nadie está libre de sufrir una agresión. El recrudecimiento de la delincuencia es un hecho notorio en la sociedad actual, y nadie puede permanecer indiferente a él. Cuántas agresiones habrían quedado en una fase benigna, cuántos dramas se hubiesen podido evitar si el agredido hubiera conocido tan sólo algunos rudimentos de defensa. La autodefensa no hace ya sonreir más que a los inconscientes o a los naturalmente dotados, poseen una fuerza superior a lo normal que les pone al abrigo de cualquier eventualidad.

Al propio tiempo el conocimiento de la autodefensa permite acudir eficazmente en ayuda de un tercero. Así pues, su finalidad es preservar la propia vida y salvar la del prójimo. Con este espíritu hay que comprender la autodefensa. Se trata siempre de una técnica defensiva, no de ataque.

Lejos de ser un conjunto de "trucos" fáciles, y de resultado sorprendente, la autodefensa es una técnica difícil. Hay que aprenderla metódicamente, partiendo de bases sencillas y siguiendo una progresión lógica. Pongamos, por lo tanto, en guardia, contra la aparente facilidad de los movimientos descritos al lector ávido de saberlo todo en poco tiempo. Además, contentarse con un aprendizaje superficial equivaldría a exponerse a crueles desilusiones. Este artículo de la Defensa personal de las artes marciales marca unas directrices generales a este respecto; la improvisación es un lujo que sólo podrá usted permitirse una vez haya asimilado seriamente las técnicas elementales de cualquier arte marcial. Aunque ante un peligro real nada hay probado de antemano...

¿ Cómo entrenarse..? El simple juego de intelecto resulta en este campo, eminéntemente práctico, muy insuficiente. Por mucho que sepa la mente lo que hay que hacer, el cuerpo no la sigue con la misma velocidad ni la misma facilidad; necesita tiempo para aprender. El golpe de vista seguro, el reflejo, la coordinación de movimientos, la elección instantánea de una defensa y de una respuesta viene sólo con el tiempo de práctica.

Pero...¿ Que es exactamente la defensa personal ?

Muchos son, antiguamente y en la actualidad, los clubs de diferentes artes marciales, así como muchos son los gimnasios de boxeo y lucha, que ofrecen a sus asociados la posibilidad de aprender y practicar ciertas técnicas de lucha cuerpo a cuerpo, a las cuales denominan "defensa personal". Pero para entender con más propiedad, lo que es realmente defensa personal, sería necesario analizar, "defensa", según lo que dictamina el diccionario de la Real Academia de la Lengua, es "acción y efecto de defender o defenderse". Por otra parte, la palabra "personal", en este mismo libro supremo de nuestra lengua, trae el siguiente significado: "perteneciente a la persona o propio o particular de ella".

Así pues, "defensa personal" son los conocimientos que posee un individuo para protegerse, en su integridad física, contra cualquier tipo de agresión hacia su persona.

Por ello, la defensa personal se puede aplicar, en cada caso, extraida de diferentes métodos de lucha: boxeo, savate, tai-boxing, lucha grecorromana, lucha libre, sambo, etc.

Hasta hace algún tiempo los métodos convencinales, en los distintos cuerpos armados ( policía, agentes especiales, ejército, etc.), se basaban en la aplicación del boxeo o la lucha libre, de cara a la enseñanza y adiestramiento de estos grupos, a la defensa en la calle, es decir a la "defensa personal".

Hoy en día, casi todas las entidades armadas en el mundo, se han dado cuenta de que el sistema más eficaz, de cara a una puesta a punto para la defensa personal, es el camino que proporcionan las antiguas artes marciales orientales. De esta forma, casi todos buscan el aprovechamiento para sus fines específicos.

Pero claro está, cada arte marcial tiene unas características muy peculiares, y no se puede decir concretamente que ninguna sea superior sobre las demás, de cara a las enseñanzas de la defensa personal, sino simplemente distintas. De siempre muchas de las luchas regionales de distintos países, tales como la "kushti" típica de Irán, "tagli" de Turquía, "cumberland" de Escocia, "lucha bretona" de Francia, "glija" de Islanda, "shwinger" de Suiza y Austria, "sambo" de Rusia, etc., han servido de forma muy propia para inculcar, basado en las mismas, métodos de defensa personal en las gentes de esos respectivos países.

También el savate, el boxeo thailandés, el boxeo francés, el full-contact y otros sistemas pugilísticos, han aportado sus bases técnicas para determinados métodos de la defensa personal.

Ahora bien, dentro del mundo de las artes marciales orientales, el ju-jitsu ( o jiu-jitsu ), ha sido una de las más definidas hacia la enseñanza de sistemas de defensa personal, ya que, en sus orígenes el jiu-jitsu eran unas técnicas de lucha practicadas en su cumbre por los guerreros japoneses, samurais. Pero cuidado, ju-jitsu no significa forzosamente defensa personal, ya que el jiu-jitsu, ante todo, es un arte marcial. Sean cual sean los distintos estilos de jiu-jitsu practicados, tales como el daito-ryu, takenouchi-ryu, sosuishitsu-ryu, kito-ryu, yoshin-ryu, tenhin shinyo-ryu, etc., aportando técnicas válidas, pero distintas, de cara a la defensa personal.

Otras artes marciales son vivero inagotable para formar métodos de defensa personal. El viet vo dao, originario del Vietnam, ha sido seguido durante muchos años por el ejército de este país, para su instrucción sobre la defensa personal.

El antiguo "yawara" japonés, el cual aportó técnicas especiales de trabajo en el suelo, se especializó en las luxaciones sobre distintos miembros del cuerpo humano.

El "wo-jitsu" estaba especializado en el arte de los atemis, es decir, en ejecutar golpes diversos sobre el adversario.

Algunos de estos atemis fueron, más tarde, perfeccionados para otras artes marciales, tales como el karate-jitsu.

El "torete" se basaba en los distintos controles, mediante las inmovilizaciones, especialmente en el suelo. Este arte aportó sus enseñanzas a métodos de defensa personal, en el trabajo sobre el suelo.

El "kempo", originario de China, tomó forma propia en el Imperio del Sol Naciente y dotó, en la forma proyecciones y golpes, a la defensa personal de técnicas muy valiosas.

El antiguo "tai-jitsu", que tan de moda han puesto por toda Europa los maestros Roland Hernáez y Daniel Dubois, como un método occidentalizado, de defensa personal, estaba basado en el arte de proyectar y de los atemis. Una rama de éste era el ju-jitsu, que buscaba esquivar al adversario con proyecciones y golpes directos.

El "hakushi" y "hakuda" se practicaban cuerpo a cuerpo, dando la primordial importancia a los atemis, tanto rectos como circulares. Características similares ofrecía el "Gusoku", en la peculiaridad que este arte marcial para la defensa personal se practicaba, siempre, con armadura.

Y, otros muchos, como el "tai-do" (antiguo), el "aiki-jitsu", etc., formaron poco a poco la esencia primordial de la defensa personal, sacada de las antiguas artes marciales orientales.

En conclusión, la defensa personal no es un nuevo arte, sistematizado únicamente por un método de lucha determinado, sino que, por el contrario, es la forma metódica, basada en un sistema de boxeo, lucha, o arte marcial, y, en muchas ocasiones, la mezcla, básica, de muchas de estas artes.

Por todo ello, cuando se enseña defensa personal, se debiera de decir qué método o métodos se utilizan, o sí, independientemente, se utiliza la mezcla de numerosos sistemas de lucha, y, en cada momento, el más apropiado.

 

Autor: JAVIER BRIEVA

Publicado: CINTURÓN NEGRO

 

Página principal