¿Qué es la grafología?

¿QUÉ ES LA GRAFOLOGÍA?

¿Quién no ha sentido curiosidad, al observar una escritura, por la persona que realizó

aquellos trazos, por qué los realizó de esa manera y no de otra, qué fuerzas motrices

psíquicas y físicas se combinaron para conseguir el resultado que se nos presenta ante la

vista?

¿Qué persona de espíritu inquieto no ha llegado a descubrir que existen unas “normas”

para interpretar las escrituras, y que las mismas pueden “revelar” en el escribiente

aspectos de su personalidad?

¿Cuántas veces nos hemos preguntado qué es la Grafología, si existe realmente, si es

algo serio o un juego, si se estudia en la Universidad o cada uno la interpreta según su

propia intuición?

Realicemos un recorrido por la historia de la humanidad: Hubo un momento en que la

evolución del ser humano le permitió dejar una “huella” de sí mismo por medio de

una pintura, un “dibujo”, un “ideograma”, que más tarde se convirtió en escritura.

Todas las civilizaciones nos han legado testimonios gráficos de su existencia, y todos

ellos diferentes, ahora sabemos que de acuerdo con sus maravillosas idiosincrasias

culturales. Ya desde los albores de los grafismos, las personas observaron que nadie

realizaba aquellos trazos de la misma forma aún cuando los caracteres fueran rígidos.

Y lo mismo sucedía con otro tipo de escrituras, que no son las derivadas de la cirílica.

A unos le “salían” ( remedando a los pequeños en el aula) más curvos, a otros rectos,

mixtos a otros, más anchos o más largos, chiquitines o de dimensiones considerables,

aquellos preferían adornarlos de maneras caprichosas……… ¡Cuánto de cada

personalidad, parecía que se reflejaba en las diferentes opciones!.

Referencias histórico-antecedentes del estudio del grafismo.

El historiador Gaio Suetonio, nacido sobre el año 70 de la era actual, Muy interesado

por la cultura griega, aprendió a la perfección esa lengua, dedicándose a la

investigación. Realizó compendios de ciencias naturales y de biografías -que por

desgracia se han perdido- siendo su obra más famosa la "Vida de los doce césares"

donde narra las biografías de los emperadores desde Julio César hasta Domiciano.

Nombrado secretario ab epistulis (encargado de la correspondencia oficial del

gobierno), tuvo acceso a los archivos imperiales, a la correspondencia de César y de

Augusto y a los testamentos de uno y otro, lo que sirvió para conferir a su obra un

carácter de veracidad y de relato con información de primera mano.

Suetonio nos legó una cautivadora observación sobre la escritura de Augusto: “ He

observado la letra de Augusto, que no separa las palabras y que no pasa a la línea

siguiente las letras que le sobran al final de una línea, sino que las coloca debajo

envueltas en un rasgo”….Toda una descripción grafológica.

En el Siglo XV ya se utilizaba la expresión “poner los puntos sobre las íes

para referirse a la precisión en algún asunto.

Juan Huarte de San Juan, navarro, médico, psicólogo y antropólogo, escribió

en 1575 su “ Examen de ingenios, para las ciencias” y decía en la portada de la

primera edición, en Baeza: “Donde se muestra la diferencia de habilidades que hay en

los hombres y el género de letras que a cada uno responde en particular”.

Como curiosidad, un párrafo del libro.:

El escribir descubre también la imaginativa. Y, así, pocos hombres de grande

entendimiento vemos que hacen buena letra, de lo cual tengo yo notados muchos

ejemplos a este propósito. Especialmente conocí un teólogo doctísimo, que, corrido de

ver cuán mala letra hacía, no osaba escribir cartas a nadie ni responder a las que le

enviaban, hasta que determinó traer secretamente a su casa un maestro que le enseñase

alguna forma razonabl3, con que pudiese pasar. Y trabajando muchos días en ello, fue

tiempo tan perdido, que ninguna cosa aprovechó; y, así, de aborrecido lo dejó,

espantado el maestro que le enseñaba de ver un hombre tan docto en su facultad y tan

inhábil para escribir. Pero yo que se muy cierto que el escribir muy bien es obra de la

imaginativa, lo tuve por efecto natural. Y si alguno lo quisiere ver y notar, considere

los estudiantes que ganan de comer en las universidades a trasladar papeles de buena

letra, y hallará que saben poca gramática, poca dialéctica y poca filosofía; y si

estudian medicina o teología no ahondan nada. ....” Huarte de San Juan oponía la

“Imaginativa” a ingenio, y a entendimiento. Decía que recordar, reproducir, etc.... era

obra de la imaginativa... y también jugar bien al ajedrez..... lo que no quiere decir que

despreciase la “imaginativa”, en absoluto. Pero según él era cosa de mujeres

(consideremos esta observación de connotaciones misóginas como “relativismo

cultural”, influencia de la época) y de hombres poco cultivados....¡ El ingenio era de

reyes!..... Es la razón por la que muchos valoren las consideraciones de Huarte de San

Juan, el patrono de los psicólogos en España, como una general interpretación

grafológica, que no asignaba la correcta construcción de las letras, a una persona de

gran inteligencia, sino a un buen “artesano”. (según él, provisto de “imaginativa”)

En 1622, un gran personaje italiano, Camilo Baldo, escribió : “ el arte de

conocer a través del examen de una carta las maneras y costumbres de su escritor”

tratando de forma más específica el tema grafológico.

Y un siglo más tarde se empezaron a encontrar muestras

del interés que ha suscitado y continúa aún, la forma de escribir, mejor dicho las

diferencias en las formas de elaborar rasgos.

Podemos citar a Leibniz, Lavater, Edgar A. Poe, Walter Scott,

Alejandro Dumas, Charles Dickens, Goëte, etc.

El término GRAFOLOGÍA fue utilizado por primera vez por el abate Jean

Hypolite Michon , que heredó el interés por el estudio de los rasgos escriturales, del

que ya existía entre los eclesiásticos, que durante muchos años habían sido los

guardianes casi exclusivos de los documentos gráficos.

Los primeros estudios considerados científicos, se deben al francés Crepieux Jamin,

que dividió las escrituras y rasgos que ya había descrito el abad Michon, en géneros y

especies.

En Alemania Klages adaptó la Gestalt a la grafología… En Suiza, Max

Pulver aportó aspectos del psicoanálisis, y como admirador de Jung, el Simbolismo del

Espacio.

EL SIMBOLISMO DEL ESPACIO

Este simbolismo está basado en los arquetipos que Jung señala como estructuras

dinámicas del inconsciente colectivo y presentes en cada ser humano como portador de

las características de la especie.

La hoja de papel en blanco representa el ambiente, el espacio vital del

individuo.

La zona superior tiene que ver con el espíritu, la ideación intelectual y las

imágenes del pensamiento

La zona media, es el aquí y ahora, el Yo y sus circunstancias

Y la zona inferior, es lo material y abismal, la tierra, el mundo de los instintos,

pero ¡cuidado!, también las profundidades del espíritu........... Puede significar una

búsqueda de conocimiento soterrado, de incursión en lo inconsciente profundo. La

firma de Antonio Gala, es un buen ejemplo de ello

En nuestra escritura occidental, la marcha del grafismo va de la izquierda: (el

origen, la madre….) hacia la derecha: el futuro, ........ y lo que ello simboliza.

El árabe se escribe de derecha a izquierda.... y ello puede reflejar las continuas

vueltas hacia el fundamentalismo de estos pueblos, aunque ellos consideran que van de

poniente a Naciente, es decir, de las tinieblas hacia la luz..........Sobre este tema, se

han realizado recientemente muchos artículos que cuestionan el simbolismo del eje

horizontal, precisamente cuando, al interesarse grafólogos de escrituras semíticas por

el simbolismo, descubrieron que las interpretaciones dadas no correspondían

precisamente a sus esquemas. Ello es una prueba más de que la ciencia grafológica

sigue viva, enriqueciéndose con nuevas aportaciones.

En la escritura latina, seguimos considerando que simbólicamente la zona de la

derecha tiene significados relacionados con la realización de la conducta por parte del

escribiente: Es el tú, los otros, lo demás, el incierto devenir, el desarrollo de los

acontecimientos. Simboliza también al principio masculino, lo Yang, el principio

activo y luminoso, creativo y por tanto la consciencia y sus posibilidades de desarrollo.

Es el ámbito arquetípico del Padre, de la razón y la autoridad, del desenvolvimiento

social y profesional. En el margen derecho constelamos inconscientemente el futuro y la

confianza o el temor que nos inspira (finalmente está la muerte con sus connotaciones

arquetípicas). Muchas personas asustadizas, temerosas, hipocondríacas, dejan un

margen derecho amplio que muestra la precaución y el recelo que éste suscita en el

escribiente.

Corresponden a la derecha los movimientos y tendencias de la extraversión; es

por tanto, la región simbólica del objeto y de lo exterior. Y manifiestan la progresión de

la libido, "...Ella (la energía psíquica) puede ser dirigida hacia el exterior o hacia el

interior, suele animar los centros potenciales imaginativos o místicos hasta ahora

desconocidos por el sujeto, mientras que cuando se dirige al exterior, fomenta la

actividad en general. La libido progresiva, en marcha, hacia delante, es exponente de

bienestar, es reflejo típico de un individuo sano y feliz. Tiene capacidad de movilizar

toda su fuerza vital, para hacer frente, por medio de la adaptación, a las exigencias de

la vida, y solucionar correctamente conflictos de toda índole. Para tal individuo el

presente y el futuro tienen más importancia que el pasado. C. A. Honroth".

La escritura supone un movimiento de base neurológica que constituye la

exteriorización del pensamiento mediante un lenguaje equivalente a la lengua del

escribiente. Esta exteriorización parte de la zona izquierda y se dirige a la derecha. Visto

en perspectiva, para el escribiente occidental resulta obvio que la izquierda es sinónimo

de DETRÁS y la derecha de DELANTE.

El dinamismo escritural es por tanto una vivencia o experiencia de exteriorización del

impulso, de la idea, del pensamiento, de la circunstancia interior; un acontecimiento que

parte del sujeto, del yo, para dirigirse al objeto, el tú. Es expresión de la interioridad de

la persona, sus características conductuales y los modos en que realiza sus tareas.

Podríamos visualizar a un caminante de perfil, al estilo de los murales egipcios, que

partiendo de la izquierda se dirigiese con paso más o menos rápido, más o menos

decidido y enérgico, más o menos solemne, más o menos pacífico hacia la derecha.

A la izquierda del espacio gráfico y de sus estructuras gráficas ubicamos

inconscientemente todo aquello que está "detrás"; el pasado, lo inconsciente y sus

contenidos, lo que está "detrás" de la consciencia, lo desconocido precedente, la sombra

arquetípica, la infancia, la familia, la tradición y los modos heredados, el mundo del

ánima para el hombre y del ánimus para la mujer como función trascendente y

personificación de lo inconsciente. Esta zona está vinculada grafológicamente a la

Madre, a la biológica y fundamentalmente a la arquetípica, es decir a la imago de lo

materno, que concibe, gesta y alumbra, nutre, sostiene o amenaza (aspecto negativo del

arquetipo de la madre, su dimensión castrante).

“El ánima es tanto un complejo personal como una imagen arquetípica de mujer en la

psique masculina. Es un factor inconsciente encarnado en cada niño, y es responsable

del mecanismo de proyección. Inicialmente identificada con la madre personal, el

ánima se vivencia más adelante no sólo en otras mujeres, sino como una penetrante

influencia en la vida de un hombre” Daryl Sharp

“El ánima es el arquetipo de la vida misma” C. G. Jung

Los impulsos que provienen de esta zona escritural tienen una gran importancia e

ilustran el análisis grafológico en cuanto al impulso inicial (trazo inicial) de las palabras,

el inicio de las letras, las características del margen izquierdo, etc.

Lo que inclina hacia la zona izquierda, retorna al Yo, es por tanto un movimiento de

retracción, de repliegue y eventualmente una conducta regresiva. También es preciso

tener en cuenta que la dirección sinistrógira es característica de la actitud vital

introvertida, donde predomina la interioridad.

(En las culturas cuya escritura se orienta de derecha a izquierda es la tradición y los

antecedentes meta-históricos y míticos lo que resulta fundamental y en torno a lo cual

gravitan la conciencia colectiva y los valores culturales).

Siguiendo en la escritura occidental, los trazados que debiendo avanzar hacia la

derecha retroceden a la izquierda en sus trazos finales, son gestos y manifestaciones

grafológicas del egoísmo y la acaparación, de la regresión moral y de autoprotección

(rasgos defensivos en los finales de la firma como muestra Mauricio Xandró hablando

de los signos de inferioridad en el grafismo). Según C. A. Honroth "...La evolución de

la energía psíquica es progresiva o regresiva. La primera representa un esfuerzo

permanente de adaptación al ambiente exterior, que nos exige la vida cotidiana. Sin

embargo, andando el tiempo estas exigencias no serán suficientes, si no nos hemos

adaptado, al mismo tiempo, a las condiciones de la vida interior y si no nos hallamos

en armonía con nosotros mismos.

(...)

Ania Teillard pone en boca del Helenista Suizo Bachofen citando su libro "Simbolismo

de las sepulturas" las siguientes consideraciones acerca del simbolismo izquierdaderecha:

"...De todos los tiempos, la izquierda ha expresado el principio pasivo,

femenino; la derecha, el principio activo, masculino. (...) La pujanza mágica reside en

la mano izquierda; la pujanza terrestre, en la mano derecha; la izquierda pertenece al

potencial femenino y pasivo, la derecha al potencial masculino y activo de la

naturaleza." Parece que en las civilizaciones matriarcales es la izquierda quien ostenta

la superioridad y la preferencia mientras que es la derecha en las civilizaciones

patriarcales.

De la influencia que Bachofen ejerció sobre C. G. Jung, dice el propio C. G. Jung: “Él

influyó sobre mi comprensión de la naturaleza de los símbolos”(pag. 217 – Encuentros

con C. G. Jung. Ed. Trotta)

La zona de la derecha posee significados relacionados con la realización de la conducta

por parte del escribiente, es el tú, los otros, lo demás, el incierto devenir, el desarrollo de

los acontecimientos. Simboliza también lo masculino, lo Yang, el principio activo y

luminoso, creativo y por tanto la consciencia y sus posibilidades de desarrollo. Es el

ámbito arquetípico del Padre, de la razón y la autoridad, del desenvolvimiento social y

profesional. En el margen derecho proyectamos inconscientemente el futuro y la

confianza o el temor que nos inspira (finalmente está la muerte con sus connotaciones

arquetípicas). Muchas personas asustadizas, temerosas, hipocondríacas, dejan un

margen derecho amplio que muestra la precaución y el recelo que éste suscita en el

escribiente.

Tal vez deberíamos ir pensando en cambiar las atribuciones de sentido de

futuro al padre y de pasado, raíces, a la madre. Están deviniendo cambios sociales que,

esperemos, cambien también nuestras concepciones inconscientes de lo que simbolizan

los géneros masculino y femenino…. Desafortunadamente, las interpretaciones

grafológicas revelan aún los acontecimientos vitales que el sujeto ha relacionado con

uno de sus progenitores, diferenciándolos en cuanto a la ponderación de su escritura en

cada una de las zonas inconscientemente asignadas en el simbolismo occidental del

espacio.

Nunca pensemos que “lo sabemos todo”, porque hayamos leído un tratado de

Grafología. Un grafólogo utiliza instrumentos de medida, lupas para ver el contorno,

relaciona unas zonas o signos con otros,….Si queremos iniciarnos en esta maravillosa

ciencia, tengamos muy presente el principio de Crépieux.Jamin:

Ya que causas distintas pueden producir efectos parecidos, un mismo signo

grafológico puede tener, según los casos, significados diferentes”

Max Pulver señala que “la escritura escolar es impersonal. La estructuración puede

escoger, en un principio, dos caminos: la reducción de los movimientos gráficos,

simplificación (que sería lo deseable), o el camino contrario, que consiste en

exteriorizaciones gráficas adicionales, enriquecimiento.”

Y concluyo esta breve introducción respondiendo a la pregunta inicial ¿Qué es

la Grafología:

Hay una definición “oficial” para esta disciplina, para esta forma que creíamos que era

“jugar”:

La Grafología, es el arte de reconocer el carácter de una persona por el examen de

su escritura

Santander, Octubre 2007

Ana Sánchez Orejas.

(Psicóloga, grafóloga, criminóloga)

BIBLIOGRAFÍA:

Crépieux – Jamin, J. “A B C DE LA GRAFOLOGÍA » Prólogo y

versión castellana de Nuria Folch de Sales. Ed. Ariel. Espulgas de

Llobregat (Barcelona), 1957

Pulver, Max. “El Simbolismo de la escritura”. Ed. Victoriano Suárez.

Madrid, 1953

Ras, Matilde. “Historia de la Escritura y Grafología”. Ed. Lagasca.

Madrid, 1951.

Ajuriaguerra, J. Auzias, M. “La escritura del niño”. Ed. Laia.

Barcelona, 1984

Peugeot, J. Lombard A. Noblens, M de, “Manuel de Graphologie”.

Ed. Masson. París, Milán, Barcelona, 1994.

Simón, José Javier. “El Gran libro de la Grafología”. Círculo de

Lectores. Barcelona, 1994

Torbidoni L., Zanín L. : “Grafología. Tecto teórico-práctico”.

Traducción de E.M. Ortiz García. Ed. Tantín. Santander, 1991.

Moreno, Manuel. “Grafología Analítica, introducción a la

Grafopsicología”. E. Peñatú. Bilbao, 1999.

Viñals, Francisco y Puente, Mª Luz. “Psicodiagnóstico por la

Escritura.- Grafoanálisis transaccional. Ed. Herder. Barcelona, 1999

ENLACES Y PÁGINAS DE INTERÉS:

www.sandracerro.com/artic-historia.htm

(Un precioso recorrido por la historia de la escritura)

www.periciascaligraficas.com

(Contiene información sobre pericias grafológicas)

http://www.grafoanalisis.com/agc.htm

(muchísima e interesante información sobre grafología)

www.ludeva.com/grafologia4.htm

(Firmas de muchas personalidades con un pequeño análisis grafológico de cada una)

http://grafologiauniversitaria.com/libro_vels.htm

(Aquí se puede obtener el libro “Dibujo y personalidad” del gran grafólogo Vels)

Volver                                        Descargar en formato PDF