Artes Marciales y el sicariato

Artes Marciales y el sicariato

Prof. Carlos Enrique Zacarías

 

"Soy solamente uno. Pero soy uno. No puedo hacer todo, pero puedo hacer algo. Y como no puedo hacer todo, no me negare a hacer ese algo que puedo hacer." Edward Everrett Hale

 

Israel.-Los diferentes sectores de la sociedad de hoy en día estamos viviendo los devastadores resultados de haber adoptado una moderna interpretación de la palabra libertad. Las pasiones gobiernan. En lugar de considerar a las pasiones como algo capaz, en todo caso, de enturbiar nuestro mejor discernimiento, la sociedad moderna admite que las pasiones dirijan la mayor parte de nuestras acciones. El placer reina. Dejando como resultado toda clase de inmoralidades. Muy ligado a la época moderna, el problema mas subsecuente es el subjetivismo. La verdad ha perdido su significado. Que es la verdad? El pensamiento moderno no nos proporciona una respuesta satisfactoria a esta pregunta. El concepto tradicional de la verdad, a mi juicio, se ha debilitado, con la misma realidad. Hay una minoría de individuos que imponen su propio yo al mundo y lo someten a sus caprichos y pasiones a través de acciones que guardan muy poca o ninguna relación con el orden objetivo de la realidad.   Hoy quiero referirme a los últimos años en que de una manera contundente y terrible emergió, por encima de otras, una modalidad de violencia en Venezuela: llamada el sicariato

  Aun que contemporánea, su naturaleza es diferente y el tejido complejo de causas sociales, económicas y políticas se entrama de manera distinta en esta nueva modalidad de violencia. La forma como son perpetrados estos hechos de violencia en nuestra sociedad venezolana dejan claro que el objetivo del sicario es dar en el blanco: el asesinato

  En que momento llego el sicariato a Venezuela? Remontémonos a principio de la década de los 80 con el sonadísimo caso del abogado Raymond Aguiar que fue baleado en Caracas por un motorizado, en la urbanización Las Mercedes. Seguido después de otro ejemplo al principio de la década de los 90, el asesinato del sensei Oscar González, el 7 de enero de 1990 en Caracas de supuestos sicarios y no podemos dejar de mencionar el caso del sensei Aníbal Díaz, también de la década de los 90 en Aragua que fue baleado por supuesto sicarios, aunque en su momento, todos estos casos, la investigación se desvió hacia la delincuencia común

 En Venezuela  en la región de Aragua, exactamente en el Municipio Marino, los sicarios reaparecieron de nuevo imponiendo con fuerza un frustrado intento por quitarle la vida a una persona muy cercana a mi y de mis grandes afectos. Estos sicarios fallaron en su intento, gracias a la destreza y habilidad como maestro de Artes Marciales, vale resaltar que si no es por estos conocimientos hubiera sido una victima más y muy posiblemente también impune de este Nuevo fenómeno de violencia llamado "sicariato"

   Si Venezuela continua otros 10 años con el mismo paso de moralidad, que clase de sociedad heredaran nuestros nietos? Los artistas marciales tienen una grave misión en lo referente al destino de la sociedad para nuestros hijos. Venezuela esta perdiendo la fibra moral básica que ha sido la base y fundamento de nuestra nación y constitución. Que esta ocurriendo? Estamos teniendo alguna dificultad que arruine nuestra propia prosperidad? Thomas Jefferson dijo una vez: "Si, hemos conseguido una Republica perfecta. Pero, la mantendrán o, disfrutando de ella en plenitud, perderán la memoria de la libertad? La abundancia de material sin carácter es el camino mas seguro hacia la destrucción". Este gran personaje, Jefferson, nos previno contra posible destrucción moral hace unos trescientos años. Hoy día, estamos empezando a perder la memoria de la libertad duramente ganada por nuestros padres. Mis años en las Artes Marciales van pasando, pero percibo que las personas inmersas en nuestra profesión están hacienda una maravillosa aportación para cambiar nuestra problemática sociedad, a través de la disciplina que estamos dando a la gente joven por medio del entrenamiento de las Artes Marciales y mi filosofía al igual que la del Maestro Jhoon Rhee, se basa en construir una verdadera confianza, a través del conocimiento, honradez y fuerza, mantener la amistad con otros y construir una comunidad fuerte y nunca luchar para conseguir fines particulares, sino desarrollar una fuerza por el derecho. Para finalizar, seamos, pues, disciplinados y responsables para tomar nuestra parte de trabajo en la restauración de una sociedad, en la cual nuestro hijos vivan unas vidas mucho mas seguras y mucho mas felices. Ni la corrupción, ni con el sicariato, jamás podrán aplastar nuestros principios como verdaderos maestros de las Artes Marciales y cada uno de nosotros formamos pilares sólidos en nuestra sociedad y ejemplo para la Juventud de hoy y del mañana

 

Volver