Rompimientos

ROMPIMIENTOS

PENETRACIÓN

Entre los muchos factores que intervienen en el rompimiento, existen tres principios básicos: velocidad, potencia y penetración. Aunque estos tres factores, en general, actúan de forma combinada. Uno de ellos es el dominante en cada rompimiento que efectuemos. Normalmente nos concentramos en la velocidad y la potencia, y debemos hacerlo. Pero un aspecto igualmente importante y que debemos desarrollar, aunque a veces lo olvidemos, es la penetración. La penetración es la capacidad de transmitir la fuerza inicial del golpe a través de todo el movimiento sin disminuir la potencia . Sin penetración, la fuerza y la velocidad generadas no irán más allá del primer objeto con el que se entra en contacto. Como el aspecto dominante en los rompimientos de objetos suspendidos en el aire es la velocidad, y en el rompimiento de bloques de hormigón la potencia, el mejor procedimiento para medir la penetración es el rompimiento de varios tableros separados entre sí.

 La velocidad del golpe debe provocar un impacto tal que se produzca una penetración hasta el último tablero antes de que los colocados delante pudieran empujar a los siguientes. Dicho golpe debe ser lo suficientemente rápido como para acelerar el punto de impacto respecto a los bordes del tablero, esto consigue doblar las tablas lo necesario para romperlas. Si el golpe careciera de la velocidad adecuada, los tableros se desplazarán todos juntos y no se romperán.

El empuje hacia abajo del brazo debe de ser lo bastante fuerte para que la potencia generada por el peso del cuerpo alcance el último bloque. Por tanto, cuanto más peso apliquemos más bloques podremos romper. En este caso la potencia es el factor determinante.

La técnica más idónea para apreciar los tres aspectos fundamentales de un rompimientos (velocidad, potencia y penetración) es la que utiliza varios tableros separados entre sí. El brazo puede alcanzar entonces su máxima velocidad sin riesgo de herirse, ya que la madera es blanda y flexible. La potencia generada por el peso del cuerpo debe ser también máxima para compensar la resistencia creciente que oponen los tableros al chocar entre sí. El factor clave de este rompimiento es, sin embargo, la penetración. El número de tableros que podremos romper depende únicamente de la capacidad de mantener la velocidad y potencia del golpe hasta alcanzar el último tablero.

Un ensayo para medir nuestra capacidad de penetración consiste en colocar 10 tableros superpuestos y separados 1 cm. entre sí. Aunque el tema de dejar espacios entre los tableros ha sido muy debatido, una técnica no debe ser juzgada prematuramente hasta comprobar su grado racional de dificultad. El número de tableros que consigamos romper con un golpe hacia abajo nos indicará nuestra capacidad de penetración.

Cuando trabajamos duro la técnica de rompimiento, es conveniente utilizar muñequeras o vendas tal como se muestra en la foto. Esto sirve a varios propósitos. protege la piel de los bordes rugosos de los tableros o bloques, sujeta la muñeca que puede lesionarse después de varios rompimientos. Además de la incomodidad física, una muñeca lesionada puede hacer disminuir la confianza en sí mismo del alumno, retrasando su entrenamiento y progreso durante semanas.

Extracto de la obra "Rompimientos"

Publicado: Ed. Eyras

Artículos