Jigoro Kano: Evolucionando hacia los niveles más altos de las artes marciales

JIGORO KANO: EVOLUCIONANDO HACIA LOS NIVELES MÁS ALTOS DE LAS ARTES MARCIALES

Detrás del respeto, la disciplina, la perseverancia, etc., a menudo, sin darnos cuenta, existe un significado mucho más profundo de lo que nosotros pensamos cuando practicamos un Arte Marcial. Mucha gente se pregunta si existe algo más detrás de la técnica, o única y exclusivamente todo el asunto se reduce a un mero ejercicio físico. Después de una búsqueda hacia los pasos de la historia de las Artes Marciales, se puede afirmar que realmente existe mucho más y es fácil ver como las artes disciplinarias pueden formar parte de nuestra educación dentro de una sociedad, de la misma manera que lo puede ser la historia, la política, etc.

Inazo Nitobe, en su libro "Bushido, The Soul of Japan", dijo que mucho del pensamiento del Bushido estaba influenciado por el Budismo y Shintoismo. El Budismo influye en el Bushido de forma que lo hace transcender de lo físico, mientras que por su lado el Shintoismo realza la idea del patriotismo y lealtad. La gran mayoría del código de las artes marciales ha sido pasado por medio de palabras o a través de experiencias más bien que en letra escrita, lo que le hace aún más dificultoso de poderlo estudiar y analizar. A pesar de esta carencia, ha habido hombres que han dejado bien plasmado el pensamiento orientas en libros y artículos. Algunos, como Nitobe, John Hersey, Hearn, etc., nos dejan un gran legado, de forma que nosotros, los occidentales, podemos llegar a entender "algo" del intrincado pensamiento y filosofía del Oriente. En ellos están los códigos de los antiguos guerreros Samurais, Chinto, etc.

Hubo un hombre que tuvo una gran influencia dentro de las artes marciales, su nombre: el Dr. Jigoro Kano, fundador del Kodokan Judo de Tokyo y padre del Judo ("Arte de la flexibilidad"). El maestro Kano fue un ecléctico por naturaleza, tomo varios tipos de ideas y las fue incorporando dentro de sí para su propio uso. Conoció a muchos antiguos Maestros de artes marciales que, aunque siendo realmente buenos en la técnica, carecían de la educación formal y política que poseía el Maestro Jigoro Kano. Entre los más jóvenes maestros de su tiempo estaban Morihei Uheshiba, fundador del Aikido y Gichin Funakoshi, creador del Karate Do Moderno. Con estos hombres el Maestro Kano intercambió tantos alumnos y discípulos como ideas y pensamientos.

Como Ministro de Educación, el Maestro Kano hizo mucho en bien del programa de Educación Física para todo el Japón; su habilidad para hablar Inglés le hizo posible el intercambiar muchas ideas con líderes del exterior, entre los que se encontraba un destacado Profesor de Filosofía de la Universidad de Columbia, John Dewey. Por medio de la influencia del Dr. Kano, muchos de los preceptos del antiguo Bushido fueron introducidos dentro del sistema educacional. Como J. Harrison escribe en su libro, "The Fighthing Spirit of Japan", llegó un momento en que las artes marciales empezaron a entrar en la Era Moderna y fue el Maestro y Dr. Jigoro Kano, quien dio luz a todos los atributos que se podían encontrar a través de las artes marciales. Estos atributos van desde el ser un buen ciudadano, hasta el ejercicio físico para liberarse de "stress" y realmente todo esto debería incorporarse a la sociedad por medio de un sistema de educación física. Es decir, el Maestro Kano llegó a ser el eje donde se juntaban una gran cantidad de cualidades necesarias para una correcta educación. La filosofía y pensamiento del Dr. Kano reflejaba los antiguos valores tradicionales del Buda y el Shinto, valores que fueron remodelados para incluirlos en el sistema de educación. Verdaderamente es imposible separar la filosofía de Kano dentro de la educación física o un Arte Marcial, su filosofía aplica a los dos.

Por lo que respecta a la educación física, el Dr. Kano dijo que había tres áreas que ayudaban al desarrollo. Estos eran; cuerpo, carácter e intelecto. "El cuerpo", escribió "es el instrumento que se usa para el propósito de la vida, sin el cual no existe nada". A través de estas palabras podemos apreciar la gran importancia que se da al estado físico como vehículo para comprender el significado de la vida. Por supuesto, esto implica el buen estado de la salud de uno. "Para la realización de una vida en su totalidad, es imperativo que se desarrolle el intelecto. Y el intelecto ayuda enormemente a la construcción y desarrollo del carácter", continuó el Dr. Kano. Como anécdota, se puede decir que las tesis, ideas, pensamientos y filosofías del Dr. Kano hoy se aplican en la Asociación YMCA, la cual abarca un programa basado en el desarrollo físico, mental, social y espiritual, aunque realmente el aspecto espiritual del Maestro Kano, Budismo, es bastante diferente del enseñado en Young Men's Christian Association.

Al hablar de la filosofía del Judo, el Dr. Kano explica que ésta no es únicamente para el Judo, sino que es perfectamente aplicable a cualquier otro Arte Marcial, puesto que sus principios son los mismos.

"Existen dos tipos de Judo, el pequeño Judo y el gran Judo", escribió el Maestro: "el pequeño toca la parte que corresponde a las técnicas y el desarrollo corporal y físico. El gran Judo tiene en mente el encontrar el propósito de la vida. El cuerpo y el alma usados de la mejor manera para obtener los mejores resultados como ser humano". "Si la actividad física es usada para desarrollar el cuerpo, se le denomina educación física, pero si es usada para la vida, entonces se le debe llamar como un medio para elevar la vida en sí mismo".  Dentro de los modernos sistemas de educación física, existen dos teorías yuxtapuestas que nos hablan de cómo debe hacerse la educación. Una teoría se centra sobre la educación física; la otra teoría se centra en el aprendizaje a través del ejercicio físico. Es decir, para el Dr. Kano el valor de las lecciones se puede aprender a través del ejercicio físico con un mínimo riesgo, sin embargo, las lecciones o la parte aprendida se puede aplicar dentro de la existencia diaria de cada uno. En definitiva, pues, las artes marciales pueden servir para "elevar la existencia de uno mismo". Para el Maestro Kano había tres máximas que fueron la base de su Arte: Jiko no Kansei, Kita Kyoe y Seiryoku zenryo.

Jiko no Kansei se basa en perfección como ser humano, a lo cual mucha gente se pregunta. ¿Qué es perfección y como lograrla? De acuerdo a Jigoro Kano, la perfección puede ser encontrada en una persona con buena salud, inteligencia, buen carácter y la habilidad de conocer su existencia. Kano pensaba que todo individuo puede y debe buscar su campo dentro de esta sociedad para ayudar a otros y empujarlos a encontrarse a sí mismos.

Jita Kyoe, o el beneficio mutuo, es un principio muy importante para equilibrar la primera máxima hacia la autoperfección. Si una persona busca solamente su propia perfección, es indudable que entrará en conflictos con otras personas. Por lo tanto, para el Maestro Kano era muy importante ayudar a otros a encontrar su propia perfección cuando nosotros estamos en el camino. Realmente, uno no puede vivir solo y sin nadie alrededor. "Es innecesario decir que a veces existe un gran abismo entre la utopía y la realidad; en caso de guerra, nosotros no podemos ir al lado de nuestros enemigos para ayudarles", dijo el Maestro Kano. "Ayúdate primero a ti mismo y luego ayuda a otros; primero has de pensar en ti con un sentido positivo de progreso".

"La verdad es que la compasión viene dada por una situación de fuerza hacia otros aunque hoy día es difícil aplicar los mismos principios dentro de nuestra sociedad".

El máximo de eficiencia con el mínimo esfuerzo o Seiryoku Zenryo, es la tercera máxima. "Para el estudio del principio de máxima eficiencia, debemos conocer qué es la energía. La energía es la fuerza de la vida o la fuerza esencial para vivir. El uso correcto de esta energía resultaría en Seiryoku Zenryo o el máximo de eficiencia con el mínimo esfuerzo".

A través del estudio de las artes marciales, uno debe comprender que existe una forma correcta y una forma incorrecta de ejecutar una técnica en particular. El modo correcto permite que fluya la energía de una manera más libre, mientras que el incorrecto es mucho más estático. Para la mayoría de la gente, las artes marciales se basan en fuerza, velocidad y forma, pero pocos saben que suma da como resultado una economía de movimiento en el momento del combate.

El mismo libro de Bruce Lee, The Tao of Jeet Kune Do, es un vivo ejemplo de técnicas usando el cuerpo de la manera más efectiva. En el Judo uno debe estar constantemente preocupándose de situar sus caderas debajo de las del oponente. Esto se hace para que el centro de equilibrio esté debajo del contrario. Este pequeño detalle hace que sea mucho más fácil voltear a un oponente. Este mismo concepto puede ser utilizado en nuestra vida diaria; el Maestro Kano dijo en un discurso en Atenas, alrededor del año 1934, que la mayoría de la gente no era muy selectiva en cuanto a sus elecciones y gustos, los libros que lee, las ropas que visten, las comidas que toman, etc., ya que la gran mayoría compraba lo que la gente compraba y no lo que ellos deberían comprar, vestir y comer. También criticó que todo el mundo debería ser un poco más ahorrador, no sólo en dinero sino también en energía gastada durante el día.

Una de las numerosas lecciones que se pueden aprender a través de las artes marciales, es la adquisición de las técnicas para conseguir nuestro fin de una forma más rápida y directa. Como en las artes marciales, en la vida existen ciertos principios que la hacen más fácil y cómoda. La humildad, el respeto, la comprensión eran parte básica dentro de la enseñanza del Maestro Kano; aplicándolas en nuestra vida diaria, es obvio, que los resultados serán positivos.

Hoy día muchos artistas marciales están buscando la verdad. ¿Qué estilo? ¿Este tiene la verdad o es el otro?, etc., son preguntas que muchos se hacen hoy. La verdad para el Maestro Kano, como para otros maestros, está en tí mismo. El problema está en saber buscarla, para lo cual, lo primero que se ha de hacer es conocerse a sí mismo. El coraje y la perseverancia son otros factores de las artes marciales. El coraje es una actitud en la cual nosotros hacemos cara a una situación peligrosa o difícil. Perseverancia es la habilidad para permanecer es una tarea que es difícil.

Ambas cualidades pueden ser encontradas a través de las artes marciales, pero es indudable que como las artes marciales, la vida tiene sus atribuciones externas e internas. Como ejemplo de perseverancia en la vida podemos poner a Abrahan Lincoln, quien perdió muchas más elecciones de las que ganó, pero su perseverancia le llevó a ser Presidente.

El respeto y la humildad también son productos que "salen" de las artes marciales. Uno de los puntos que siempre presionó el Maestro Gichin Funakoshi fue el de la humildad en la vida. Y sobre ello comentó: "En Karate, usualmente, el principiante no puede resistir la tentación de mostrar algo; haciendo esto, sólo indica un gesto de inmadurez y se deshonra al Arte que ha elegido". Es cierto, que si una persona ha desarrollado un sentido de éxito y una fuerza de voluntad para algo perfectamente podrá utilizar estas cualidades en otros campos de su vida. Este es el verdadero sentido del Arte Marcial; crecer en otras áreas de la vida al mismo tiempo que se realiza una actividad física, la cual llega a ser, en los niveles más altos de las Artes, un mero ejercicio físico.

Autor: JOSE Mª FRAGUAS

Publicado: SENSEI

  Viejo Kodokan   1930
Filosofía

Busca en éste Portal

   powered byFreefind

 Comunidad de Amigos del Portal
Suscríbete a la lista de correo: