Las mujeres sí sabemos decir no

DESDE VITORIA-GASTEIZ AMAIA LIZOAIN PROFESORA DE AUTODEFENSA

«La mujeres sí sabemos decir no»

Amaia Lizoain profesora de autodefensa para mujeres. [JOSU TXABARRI]

 

AMAIA BIAIN/

 

 

VITORIA. DV. Amaia Lizoain compagina su trabajo con los cursos de autodefensa para mujeres que imparte en los Centros Cívicos de Vitoria, organizados por la Asamblea de Mujeres de Álava en colaboración con el Ayuntamiento de Vitoria. Feminista de los pies a la cabeza, Lizoain no sólo enseña a dar «golpes efectivos», porque la mejor autodefensa comienza por «tener una autoestima alta, saber querernos y saber poner límites de la gente», asegura.

- ¿Sabemos defendernos las mujeres?

- Sí, las mujeres somos muy fuertes, sólo que por el hecho de ser mujeres y vivir en el mundo en el que vivimos, con constantes agresiones por la calle, en el hogar..., debemos reforzar nuestros mecanismos de defensa. Para eso damos el cursillo.

- ¿Qué enseña en los cursos?

- Hacemos dos trabajos. Una parte física, con nociones básicas sacadas del taekwondo, kárate y otras artes marciales que deben ir reforzadas con pautas de carácter psicológico. Se han dado situaciones en las que mujeres que sólo han entrenado en un gimnasio, se han quedado en blanco en una situación de peligro y no han podido responder.

- Pero, la violencia física es el último recurso..., ¿no?

- Yo no hablo de violencia. Desde el momento que considero que alguien me ataca, yo lo que hago es defenderme. Ésa es nuestra filosofía. Nosotras siempre enseñamos que esto es para defenderte, nunca para atacar. Y, en este caso, para defendernos de la violencia de los hombres.

- ¿Por dónde empezar?

- Hay que empezar por la vida cotidiana, con tu gente. La autodefensa tiene mucho que ver con tener una autoestima muy alta, saber querernos y respetarnos a nosotras mismas. También por saber poner límites a la gente.

- Las mujeres, ¿sabemos decir no?

- Las mujeres sí sabemos decir no. Sólo que socialmente nos han enseñado sólo a agradar y a servir a los demás.

- ¿A qué se refiere?

- Cuando hablo de saber decir no, me refiero a saber decirle a tu hermano que no recojo esto o lo otro o ser capaz de decirle a una amiga que no le dejas una falda porque no te apetece. Nos han educado para agradar a los demás y, por mucho que digamos que las cosas han cambiado, no han cambiado tanto.

- Pero no vivimos igual que nuestras abuelas...

- No, desde luego, pero las diferencias entre las mujeres que vienen al cursillo, que hay de todas las edades, no son tantas. En lo cotidiano, las cosas no han cambiado tanto. Muchas mujeres se han liberado, pero otras, por su situación, (sin papeles...) viven situaciones muy difíciles. Al cursillo vienen cada vez más mujeres inmigrantes.

- ¿Hay culturas más violentas que otras?

- No hay que echar balones fuera. A veces parece que los que vienen de fuera maltratan más, y mira lo que tenemos aquí. Violencia contra la mujer se da en todo el mundo. A unas les queman la cara, a otras las matan a pedradas, les cortan el clítoris y otras cobran un 30 % menos que los hombres.

- ¿Queda mucho que hacer?

- Sí, la igualdad entre hombres y mujeres tiene un techo de cristal. Somos aparentemente iguales en cuanto al derecho a voto..., pero luego, la realidad es otra. Todo son pasitos. Los cursos de autodefensa son unas pequeñas pinceladas para un posible cambio personal, luego queda en manos de cada una seguir trabajando las pautas. Eso sí, la gente, después de los cursillos, sale más segura.

Fuente:

Volver